Por Aarón Cruz Soto

Ciudad de México.- El caso del inmueble construido en Aztecas 215 ha sido desde hace años un punto de conflicto en la alcaldía Coyoacán, pues vecinos del Pedregal de Santo Domingo han señalado el daño ecológico que han significado el desarrollo inmobiliario construido ahí por la empresa Quiero Casa.

 En entrevista para el Diario de México, Juan Pérez, miembro de la Asamblea General de los Pueblos, Barrios, Colonias y Pedregales, indicó que el inmueble construido en Aztecas 215 tiene 377 departamentos aproximadamente; señaló que en un primer momento se paró la obra, pero el entonces gobierno de Miguel Ángel Mancera permitió que se realizará la construcción con la condición que la empresa implementara un cinturón aislante en el ojo de agua descubierto en el predio.

Pero el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) durante mucho tiempo no reportó que dicho cinturón existiera y recientemente en mesas de trabajo admitió que él que se instaló tiene filtraciones.

El activista indicó que la construcción está siendo habitada, ahora están en la tercera torre instalando inquilinos, aunque no tienen permisos. Pues, en primer lugar, Protección Civil de la alcaldía Coyoacán no hizo una revisión del lugar y los papeles de terminación de obra están mal, pues la empresa solamente metió la solicitud para que la alcaldía avale la terminación de obra, pero se fue a archivo ya que no tenía todos los requisitos.

Con esa solicitud, Quiero Casa, según Juan Pérez, empezó a escriturar las viviendas y a entregarlas. Por lo cual, ahora los nuevos inquilinos compraron un problema, pues no está claro que paso con el ojo de agua que está bajo la construcción.


Foto: Edgar Yahotzin Domínguez Salazar

La Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) de la capital pidió a la inmobiliaria un estudio sobre el acuífero somero que se encontraba en la construcción, pero la empresa nunca hizo tal estudio, solamente dio un informe descriptivo de mismo, pero Pérez resalta que tanto Sedema como Sacmex nunca dieron una opinión técnica sobre la situación ecológica del acuífero.  

Durante la nueva administración de Claudia Sheinbaum, el activista explicó que la construcción fue detenida por un tiempo, pero reinició poco tiempo después. Indicó que en las mesas de trabajo que se hicieron con la autoridad, varias de las instituciones involucradas nunca fueron a las reuniones o mandaban a un funcionario tercero que no tenía conocimiento de los hechos.

NOTA RELACIONADA: BBVA augura recuperación lenta en México; podría alargarse hasta 2024

Indicó que en mayo fueron quitados los sellos de suspensión de las obras, según comenta Pérez, dentro de las sanciones para mitigar el daño hecho, la empresa debía donar parte del terreno, pero la inmobiliaria inició juicios por dicha resolución y la autoridad dejo perder los juicios pues argumentó que no tenía capacidad para entablar tantos procesos contra las inmobiliarias.

Sobre la actuación de la alcaldía Coyoacán, el activista indicó que en 2017 los vecinos denunciaron la instalación de un tapial en la vía pública, pero fue hasta 2019 que las autoridades lo quitaron y multaron a la empresa, acción que fue firmada por Farid Barquet, posteriormente defenestrado por corrupción en la administración pública, pero al final la empresa volvió a ir a los tribunales y nunca pago dicha multa.

 

TAGS EN ESTA NOTA: