Por Mike Volta

Es muy curioso ver a los personajes de la política y algunos de la farándula, sobre todo hace algunos años, llevando alegremente un reloj de pulso de la marca ROLEX, de esos que podría decirse por personas materialistas, que además de dar la hora, dan “status”; actualmente junto con otras marcas estas joyas se convierten en la incongruente demostración inequívoca de las mentiras de muchos políticos, que en la tribuna defienden a los pobres y atacan al capital; pero al vestir traen sus bolsas de Cartier, Prada y relojes Rolex... se diría: lo bonito es lo bonito.

Pero, ¿hasta dónde [email protected] [email protected] llegarían estos personajes para conseguirlos, o no perderlos?; hace unos días un amigo me contó el gran suplicio vivido por uno de estos relojes; adquirido hace años sin factura pero autentificado por un amigo valuador del monte de piedad......teniendo la posesión y propiedad del gran objeto de valor... pero esclavizando su futura conducta al debido cuidado de esta joya; platicándome también cómo se salvó de perderlo en tres ocasiones.

La primera de ellas al ser asaltado por unos maleantes quienes después de despojarlo del reloj....  (no, mejor digámosle ROLEX) y otras pertenencias, son sorprendidos por la policía y llevados ante el ministerio público en donde además le tocó pasar las de Caín, ya que al no contar con la factura, y viendo cómo el agente del Ministerio Público mostró gran interés en el ROLEX; estaba por resignarse a su pérdida ante tal funcionario; situación que fue advertida afortunadamente por uno de los policías, quien al contar con un rango superior testificó señalando que él vio al denunciante portar el Rolex previamente. Ufffff salvación.

En otra ocasión, me platicó; en una fiesta de un amigo y ya con los humos alcoholizados que varios pomos habían proveído y ya por la cuarta hora del Mariachi, le apostó a que no se sabrían una canción; “es más te apuesto mi ROLEX a que no te la sabes”... Jajajajaja cómo era de esperarse, el experimentado mariachi si se supo la canción y ya envalentonado se quitó el ROLEX y se lo dió al maestro del mariachi, con la obvia resignación y respeto de una promesa hecha al calor de las copas. Obvio el anfitrión jamás permitiría esa terrible cruda moral y se dio a la tarea de compensar al mariachi al cargo de la cartera del invitado, pero recuperándole la joya.

En una tercera ocasión, me contó....que fué al campo y le dio por ayudar a cosechar el maíz, se percató a la mitad de la jornada que el ROLEX se había caído; inútil fue buscarlo el resto del día, la resignación ya era patente cuando le dijo al agricultor: “si lo encuentras te doy mil pesos”....cual fue la sorpresa que al cabo de unos días; le llamaron para decirle que habían encontrado el ROLEX y que con gusto se lo entregarían por mil pesos.

“Actualmente y cómo están las cosas, ya no lo saco de casa donde está bien resguardado” no lo sacaré más, es muy valioso, pero la suerte se acaba.

Así como el ROLEX... yo te digo “quédate en casa”, date ese valor, déjate de bravuconas y banales conductas; eso es sólo para los que; como muchos políticos, no tienen ganado valor en sí mismos y necesitan reafirmarlo portando con orgullo estúpidas posesiones para ser distinguidos de los demás por algo muy alejado a buenas intenciones.

Recuerda que en esta pandemia los chinos (libelalon al klaken) y ahora no solo quiere tu ROLEX ... te quiere a ti.

Comenten.

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México