Por Mike Volta

Que si el video de la estructura que se cae era de la obra en Santa Lucía; que si el otro video es del hermano de Evo Morales en un avión a Miami. Que si el premio de ciencias se lo dieron a una Doctora con cara de Porn Star;  Que si ya se descubrió la conspiración de otro Golpe de Estado, que si la foto de la rata frita en el famoso restaurante o (algunas) de las nuevas aventuras del Chocoflan son ejemplos de esto, las Fake News.

Las noticias falsas se emiten con la intención deliberada de engañar, inducir a error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer a una institución, entidad o persona u obtener ganancias económicas o rédito político. 

¿Ganancias económicas?

Pues sí, cuando existe la posibilidad de monetizar los clics de la misma.

No es nueva la existencia de noticias falsas; siempre en el periodismo y en el ámbito de la información, la forma en que se presente, tendrá mucho que ver con su impacto; bien sea distorsionando la realidad o la verdad histórica, interpretándola maliciosamente, magnificándola o restándole valor; pero la fake news es “inventar una noticia” concebirla con falsedad desde su inicio, con una intención definida.

El uso de las redes sociales fue el mejor hábitat para este fenómeno ya que existe poca cultura de parte del usuario para verificar la existencia y veracidad de la información; que indigna, divierte, enoja; pero existe la que pretende dirigir conductas y esa es la más peligrosa porque permite obtener “rédito político” y contribuye a que que personajes políticos tachados de mentirosos, como Trump y AMLO lleguen al poder.

La noticia falsa o noticia bulo tiene relación con la forma de comunicación dirigida a influir en la actitud de un colectivo hacia algo o alguien (propaganda); o la la distorsión deliberada de una realidad en la que los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales. (Posverdad) 

Las fake news al presentar hechos falsos como si fueran reales, son consideradas una amenaza a la credibilidad de los medios serios y los periodistas profesionales. 

Y desde luego esto no es nuevo, ya que, difundir noticias falsas con el objeto de influir en las conductas de una comunidad tiene antecedentes desde la antigüedad, solo que anteriormente no se contaba con el poder de la inmediatez que ahora se genera con las redes sociales.

Esta velocidad de propagación resultaba escasa antes  de la aparición de los medios de comunicación de masas. 

Hoy, ya con el constante desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, se permite sin medida que la dispersión de noticias falsas y su utilización para fines políticos se transformara en una preocupación global.

[email protected] [email protected] es muy importante que no forme parte de esto; sea usted crítico, investigue en google, la noticia, la fuente y las fotos; evítese hacer el ridiculo compartiendo en sus redes y con sus amigos estas Fake News; vuélvase su enemigo, descúbralas y comparta evidencia del engaño; estamos ávidos de conocer la verdad; no la mentira, mire hasta donde nos han llevado los mentirosos que día a día en una mañanera nos llenan de Fake News.

Por cierto el KRAKEN no existió jamás, pero efectivamente lo liberaron; fue Calderón!!

Comenten

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México