Por Mike Volta

Escuche en el radio hablar a Enrique de la Madrid, quien acotó una frase que se me hizo muy interesante: “ya no hay derecha ni izquierda; es para adelante o para atrás ¿cuál escoges?”. 

Podemos proponer válidamente la terminación de las fuertes discusiones sobre política, dejar de pretender, de atacar y defender; esto nos sigue dividiendo; y con esto, la confianza en nuestro país; se ha tornado muy frágil, tenue y México necesita urgentemente aire puro de estabilidad y tranquilidad. 

AMLO ya es el presidente, y ha pronunciado un discurso contundente, muy largo, muy ambicioso... pro y contra en su análisis. 

Sabemos que siempre le funcionó el ataque a lo establecido, señalar e incluso agrandar los errores del anterior régimen y aprovechar en este caso que el anterior pareciera que nada hizo en forma contundente para evitar la llegada de AMLO al poder... es un arte la política “llegar al poder y mantenerse en él”. 

Sin embargo, hay que advertir que esa gran multitud efervescente que lo apoyó en el Zócalo posterior a su toma de posesión y que también lo siguió en los Estados de la República parecieran estar contentos y conformes por haber entregado el poder de proporciones extremas a un solo y cuestionado hombre. 

Pero esa gente aún se encuentra hambrienta e insatisfecha ya que además de alimento, requieren pronto de resultados.... y por lo tanto no pueden, no deben ser defraudados; hubo algunos que incluso gozaron con cierta crueldad la entrega de la banda presidencial por parte de EPN, culpándolo de cosas que no entienden. 

Existe en esta ignorancia una normal empatía que es casi visceral, como estar embriagado por el inminente cambio que AMLO dijo representar; una verdadera transformación; que en mi concepto también se estaba dando en diversos aspectos con Peña Nieto; aunque de forma muy diferente y por supuesto, muy impopular, pero hecho esta. 

AMLO tiene la gran tarea de hacer y de convencer; enfrentará la dura tarea de tomar las decisiones que tengan que ser necesarias para sus fines; pero estas no pueden ser impopulares, las famosas consultas pueden traer incluso más problemas que soluciones, armas de doble filo. 

Se dará cuenta AMLO que el discurso de la mafia del poder no es eterno y que podría por el contrario convertirlo a él y a su grupo y partido político; precisamente en eso que tanto atacó y que finalmente funcionó para llegar a esa preciada silla presidencial, evidentemente el tiempo apremia. 

Tiene además la obligación de evitar a toda costa hacer y actuar de la errónea manera que lo hizo Hugo Chávez en Venezuela; debe darse entera cuenta que el pueblo da y el pueblo quita, pero en ese pueblo también están los que tienen los medios de producción , pesos específicos muy importantes, y que no vacilarán en quitarle el acceso y la confianza de las inversiones si AMLO no actúa en forma sensata; por lo que podría considerarse un acierto el dejar a los expertos el tema del aeropuerto, que dicho sea de paso, tampoco se ha revertido su cancelación, pareciera ser que despertando ese tema, se mejoren las percepciones económicas, si; es de sabios cambiar de opinión; pero esa frase nunca la dijo un necio. 

 ¿Hasta dónde AMLO necesita ahora destruir los símbolos anteriores que tanto atacó?; la corrupción y el despilfarro insolente e insultante para un pueblo pobre que lo apoyó con esperanza; temas de funcionarios corruptos, casas blancas, líderes sindicales vistos como amenaza; ¿hasta dónde necesitaría desmantelar AMLO las instituciones de este país para poder gobernarlo como él tiene concebido; sin que esto genere la percepción de no saber lo que hace y dar palos de ciego generando con ello una grave crisis? 

Deberá actuar con mucha cautela, e incluso redefinir a este grupo del que tanto se quejó sin conocerlos realmente y darse cuenta que es también con ellos y con todos juntos que las cosas pueden hacerse... me recuerda el dicho: “la solución somos TODOS”, en que sexenio fue? 

Por ahí leí que: “Destruir es la primera parte y la más fácil, lo difícil es crear”. 

En efecto crear honestidad, crear y distribuir con justicia la riqueza, desarrollo, igualdad, seguridad,  empleo y estado de Derecho. 

AMLO necesariamente tiene que considerar que ese objetivo no se activa solo, es necesaria la conjunción armónica de una serie de fuerzas influyentes para la vida nacional, donde una parte fundamental, lo es el Estado, pero también lo son inversionistas, empresarios, Sindicatos de trabajadores organizados con la iniciativa privada y la sociedad civil en su conjunto, la unidad y el trabajo. 

Pero, sobre todo, la principal labor titánica, es la educativa, es la de evitar que los pobres se multipliquen, entendida la pobreza, no sólo como la falta de recursos económicos, y oportunidades, sino también como la voluntaria ausencia de educación financiera, la falta de motivación para encontrar trabajo, la extrema facilidad que existe en este país para obtener recursos a través de la caridad, la lástima, y no a través de las actividades productivas. 

Es vital que cuando los grupos de pobres reciban recursos proporcionados por el 

Estado, exista control y el compromiso de entender que esta situación no se dará en forma permanente, no deben ser unos mantenidos; y mucho menos sin la realización de actividad productiva o social a cambio, sólo así podremos distinguir a quienes quieren beneficiarse con los programas de ayuda y quienes la usarán para salir de su condición y progresar eficazmente; despegar a mejores estadios de vida. 

Para ello será necesario actuar de forma muy inteligente, y que esa selección, aparentemente de igualdad pueda incluso generar mejores condiciones de seguridad y de trabajo, resulta lógico que muchísimos mexicanos que en realidad merecen esos apoyos, deberán aprovecharlos, pero también habrá otros, quienes mañosamente crean que serán beneficiados económicamente sólo por traer una camisa que diga AMLO, como antes sucedía con las que decían PRI. 

Pero principalmente estimado lector, la tarea le compete a la sociedad en su conjunto; ojalá pudiéramos identificar a esos grupos legítimos y apoyarles para que no se confíen en que regresa un papá gobierno que hará todo por ellos, volviéndonos inútiles y despreciables. 

De lo contrario ......se liberará al Kraken!!

 

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta