Por Mike Volta

Ahora, [email protected] [email protected], viviremos la existencia con semáforos.

La drástica forma en que evolucionó la pandemia, y sus mortales estragos, parecen no haber surtido efecto en quienes deciden los colores regulatorios del tránsito a la llamada “nueva normalidad”; y es que si, es un hecho que la mayoría de la población de este país, que cuenta sólo con los recursos suficientes para vivir al día,  han sentido la necesidad de portar el emblema carta lotería de “el valiente”...cromo conocido en el tradicional juego mexicano, sin importar que en las 54 cartas que la componen, también está la  posibilidad de obtener “calavera y la muerte”.

Desafortunadamente la gran necesidad del pueblo,  la terrible ignorancia,  la tradicional filosofía de vida mexicana del “no pasa nada”; y del que sea lo que Dios diga; aunado a la incompetencia y falta de experiencia demostrada de las autoridades sanitarias para poder calcular e informar con un porcentaje mediano de certeza de cuándo será el momento de salir por fin a realizar sus actividades cotidianas con menor peligro… de contagiarse, matar y/o morir, por una posible reactivación de contagios de esta horrible pandemia.

Es entendible la terrible desesperación de los médicos de la primera línea de combate que, al salir a descansar, agotados por su lucha contra el COVID19, ven a su paso personas sin cubrebocas, caretas, guantes; sin la menor medida para atacar esta contingencia, con la idea de que, no les va a afectar o de que no existe.

No hay en toda la población, conciencia del terrible efecto raticida que tiene este virus, capaz de causar infección sin mostrar síntomas y así, atacar a los más débiles de casa, a los más queridos; cuando esto ocurre…. ahhhhhh entonces sí, existe la Virgen de Guadalupe!!!, Dios que se apiade de su pueblo!!! y después... a buscar CULPABLES.

La prudencia ordenaría seguir confinado, y existe, con cierto desdén la idea de que los meses anteriores de cuarentena, fueron infructuosos... ahora los funcionarios del gobierno federal y divididos apuestan más a la suerte, generaron semáforos para ir regresando a la nueva normalidad; en una sociedad que desde antes de la pandemia ya se encontraba lidiando contra otros demonios.

Gasolinazo, devaluación, inseguridad, crisis económica, atentados, violencia racial y de género, nutridas marchas anti AMLO, y una nueva normalidad que es la realidad post pandemia. Luchamos contra un enemigo que no podemos ver, que puede llegar a casa y terminar con la familia, en una sociedad donde la previsión final es casi inexistente cuando no se sabe si va a haber alimento en la mesa familiar ese día y mañana.

Es la realidad en donde está liberado el KRAKEN, y se ignora de qué color será su semáforo ¿cómo lidiar contra él?

Comenten.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México