Por Mike Volta

Sin duda [email protected] [email protected], de las mejores cosas de las épocas de las fiestas de fin de año, son las que tienen que ver con esa inigualable ilusión infantil que gira alrededor de la llegada de los Reyes. 

Los Santos Reyes o Reyes Magos, siempre ha sido la culminación estelar en MEXICO y la finalización de la tortura económica que tiene el ciclo de enormes gastos de esta época y es también el gran termómetro para que los infantes asuman si sus conductas y aprovechamientos son recompensados. (Jaja como si de verdad eso importara). 

Ah, pero también, y me llama siempre la atención, está la gran competencia para ganar el gusto de los niños por determinados juguetes que se vuelven casi casi como el 

“Trend topic” juguetero y que pueden llegar a ocasionar dolores de cabeza muy severos de no haber previsto que se iban a terminar; que se agotarían, y cada año ocurre lo mismo con algunos productos y tipos de juguetes, que incluso sin ser muy elevado el precio, este se va a las nubes por no encontrarlo dada su gran demanda y que los niños fueron completamente seducidos para exigirlos en sus cartas. 

¿Quién no recuerda las famosas muñecas monster high, o algunos selectos personajes de Star Wars, o los raros muñecos Distroller? un suplicio encontrar el de moda, ya qué hay de todos menos el “casimerito” que buscas; la colección de carritos CARS 3 exactamente el más difícil de encontrar; y así cada año tenemos peregrinando a los pobres reyes buscando tal o cual juguete de moda, ya que [email protected] insensibles niñ@s harán un mega berrinche o se pondrán trompudos si este año no les trajeron un mentado muñequito que sale de una taza del baño llamado pooparoo; agotado en casi todas partes.  

Y es que montañas de ese cagado juguete estaban en los almacenes en octubre y noviembre (tal como las monster high hace un par de años), nadie los peló y después volaron.  

¿A que Niñ@ en su sano juicio se le ocurre pedir una taza del baño con un monstruo gelatinoso que caga bolitas? 

Pues este año miles de chamacos tuvieron la misma idea y muy probablemente esos desprevenidos reyes que lo dejaron todo al último, no tanto por irresponsables, que los hay sino en muchos casos por falta de dinero; no quedo de otra .....o suplieron con otra cosa sin éxito o de plano cayeron en manos de los acaparadores que elevan precios a su conveniencia. 

Bueno, todo eso es parte del show, además muchos gozamos siempre de esa ilusión cuando niños y pues aunque se acabe en parte la ilusión al convertirse en Santa Claus o Rey Mago, ese cambio de rol es intensamente gratificante ya que nada se compara con las caras de ilusión de los niños al ver sus juguetes, casi siempre después de una laaaarga y fría noche de insomnio.... y también de sus padres. 

Pero también estimados lectores debemos recordar qué hay niñ@s cuya condición médica o económica no les permite gozar de la misma forma de estas mieles de la época, e incluso pueden detestarla y sufrirla, no es justo!! 

Propongamos generar aún más grupos de ayuda para hacer llegar esta ilusión a más Niñ@s con nuestros compañeros de trabajo, de escuela; hagamos lo posible para que la ilusión no se termine y sea cada vez más esperada su llegada. 

Sabemos que los tiempos son difíciles, aun así hagamos lo posible para que los chicos no lo pasen mal y tengan bonitos recuerdos que se continúen cuando crezcan. 

¿Lo creen asií? Pues liberen al Kraken!!!

 

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta