Por Mike Volta

Presentó Germán Martínez Cázares al Consejo Técnico del IMSS su renuncia a la Dirección General del Instituto Mexicano del Seguro Social.

El tema no es menor, ya que deja muy en entredicho, dada la narrativa de sus causas lo que podría llamarse un ejercicio de esa llamada “Honestidad Valiente” o bien cómo seguramente calificara este régimen la 4T una “Salida por Incompetente”

Germán Martínez en el texto de su renuncia, no perdió la oportunidad de generar polémica política, siempre fue muy expresivo, así que dejó que la opinión pública conociera algunos trapitos al Sol y por lo mismo el hoy ex Director Definió a El IMSS como  “un órgano igualador de las condiciones sociales de los mexicanos; como órgano fiscal autónomo que cobra cuotas a patrones y trabajadores, para dar cobertura de seguridad social a millones de mexicanos”..... claro que pagan esas cuotas.

Curiosamente, parece que hasta su salida, el ahora ex director, y ya Senador, se dió perfecta cuenta de la naturaleza del Instituto que dirigía, ya que antes pregonaba que el IMSS era para todos los mexicanos y que daría atención médica y seguridad social a todos; para darse cuenta qué tal tarea es imposible, y menos cuando está perfectamente definido quienes son los que pagan y lo sostienen y la necesaria vinculación de ese derecho de pago incluso, por qué no, con la preferencia en ese servicio.

El exdirector entendió que se trata de “un organismo autónomo, cuya gestión es tripartita; gubernamental sí, pero también obrero y patronal; por eso administra su patrimonio con reglas especiales, empezando por la Ley del Seguro Social” 

El exdirector pareciera haber tomado una responsabilidad que aparentemente no dimensionó, seguro le atacaran por ello; en el IMSS la eficacia e importancia de la eficiencia en el uso de los recursos propiedad de los derechohabientes constituye uno de sus principales valores, es propiamente la visión y misión del IMSS, y para eso, respetuosamente considero que se necesita mucho de lo que evidentemente el no tuvo.

El IMSS requería de un verdadero administrador como González Anaya que lo rescató de una seria crisis financiera y cómo Mikel Arriola que lograron organizar y fortalecer sus finanzas, y políticamente su organizacion interna, mucho antes de que llegaran los advenedizos irresponsables a experimentar con él, y cortar por una supuesta cruzada anticorrupción las cabezas de las personas más entregadas al instituto, y bajar drásticamente los salarios de los puestos clave; ahí está la consecuencia.

Hay quienes ven en El IMSS un monstruo, con muchas aristas e intereses, que cuenta con más o menos con 500 mil servidores públicos, entre médicos, enfermeras y personal administrativo a nivel nacional. Y con 80 millones de derechohabientes y beneficiarios, incluyendo los del seguro popular. 

En efecto para conocerlo se necesita contar también con el apoyo de quienes por años han trabajado en él; pero no los consideraron, los quitaron y menospreciaron y además les exigieron más resultados.

Mexico, el IMSS, y mucho menos German Martínez no contaron con la verdadera intención de la 4T de quien ahora Martínez Cazares. pone trapos al sol, por la intención de la SHCP, como dijo el ex director, de “controlar” en exceso los recursos, sin racionalidad y sin apego a las normas del IMSS, amenazando con ello, la dinámica de solidaridad social propia del Instituto, poniendo delegados con funciones de poder mayores a la propia estructura del imss, neutralizando su autonomía de gestión.0

Lo anterior queda en evidencia con la revelación; 

“Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social.”

¿Y qué esperaba?, si resultó obvio que el propio gobierno actual no tiene idea de cómo administrar el seguro social, pensando que podía ser convertido en un barril sin fondo del que podían emanar mágicamente los recursos para la atención médica y medicina a todos los mexicanos sin excepción; y sin que ello mermara sus finanzas y por consiguiente su eficaz atención.

Recursos que como bien se sabe no vienen fundamentalmente del erario público.

Sólo que ahora se dio cuenta el ex director, que su personalísimo patrón supremo por conducto de la SHCP le deja claro que Importa más el “cargo” que el “encargo”.

En mi opinión resulta incorrecto que el IMSS se deba transformar, como lo ordena el Presidente, y mucho más incorrecto es que se pretenda decir que: 

En el IMSS no se desobedece al Presidente; efectivamente el IMSS debe fortalecerse y es tarea y obligación del gobierno, crear las condiciones macroeconómicas para hacerlo; y no tomar en sus manos el “hacerlo”, a pesar de la propia estructura autónoma del IMSS como obtusamente pretende esta irracional 4T. 

¡La autonomía del Instituto Mexicano del seguro social debe subsistir aún a pesar de lo que ordene el presidente!!, no es su caja chica, ni su instrumento de cumplir caprichos de política social, tanto el IMSS como el Infonavit Son de quienes lo sostienen Y que durante años han pagado sus cuotas y tienen el derecho de poder intervenir en su administración y en su futuro  en un probado y funcional modelo tripartita y en un Estado de Derecho.

Es una falacia el que un presidente populista, pretenda utilizar la infraestructura del instituto para lograr sus perversos fines de darles medicinas y atención médica a quienes no aportan nada para su sostenimiento; sería condenarlo inevitablemente a la ineficiencia y consecuente desaparición además de condenar a la gente a vivir a expensas del gobierno sin realizar actividad productiva.

Hablar del fortalecimiento de los servicios de salud privados, y que ocasionará mayor “gasto de bolsillo” de las familias cuando sus seres queridos tengan un padecimiento, es un argumento en extremo romántico, el IMSS es para quien paga sus cuotas, para quien trabaja y cotiza, no para los caprichos de brindar Salud de un enfermo, inexperto y necio régimen populista.

Se equivoca quien señala que se requiere una gran reforma LEGAL, o  una reforma REGLAMENTARIA, lo que se requiere es cumplir cabalmente con la Ley existente, con una vocación de servicio para brindarlo con visión!! Con calidad y calidez.

Sin embargo, es de aplaudirse la intención del ahora Senador Germán Cázares de defender al IMSS ahora desde su escaño en el Senado, ahí está muy bien; ahora que su suplente al haber logrado su encomienda de lograr la reforma laboral, pues seguramente será su gran interés implementarla y obedecerla desde su responsabilidad en su central obrera, y ya no desde una curul.

“Pasillos de espera llenos de personas adoloridas y mal trato o retraso en la atención a pacientes”? Claro!! Y mucho más al reducir salarios y personal, lesionando la economía de la gente comprometida con su IMSS; lo que Germán en su momento NO entendió, o bueno, tan vez lo hizo al ver el certero golpe que se le propinó a tan noble institución desde el poder público, ahora se retira por la vía del “no puedo” para que llegue quien, seguramente sin escrúpulos pondrá en acción el plan que Germán ha revelado.

Si en algo estoy de acuerdo es que “ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano”; pues eso es precísamente lo que está ocurriendo y parece que seguirá, aunque claro!! Es falso que se haya ahorrado.

De verdad resulta patético como se queja el ahora ex director de haber enviado oficios en los que daba cuenta de la situación y que no obtuvo respuesta, cuando este nuevo régimen se caracteriza de no escuchar a nadie; quedando patente que ni siquiera a los de “adentro” les hacen caso.

Efectivamente, el IMSS es el único instituto a nivel mundial que da servicios médicos ilimitados sin que sus prestaciones impacten en el salario; y así precisamente lo queremos, sin el daño de los  experimentos populistas.

Con la salud no se juega.

Pero, todo parece indicar estimado lector que ahora también en el IMSS, se ha liberado al KRAKEN!!

Comenten!!!

Imagen de miguel.contreras

Mike Volta


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México


También te puede interesar