Hell and Heaven 2022: La locura se desata con Scorpions y Pantera

Foto: Corresponsal

Redacción

Cómo lo prometió, el Foro Pegaso abrió sus puertas para dar cita a uno de los eventos masivos más importantes del año, el Hell and Heaven Metal Fest, que en su primer día y ante múltiples dudas, dio inicio a sus jornadas musicales con un espectacular cartel y una multitud de fanáticos hambrientos de rock.

La tarde del viernes 2 de diciembre transcurría con su calor habitual en la capital mexiquense, pero algo en el ambiente anunciaba lo que estaba a punto de suceder. La fecha había llegado y con ella hordas de fanáticos dispuestos a olvidar los duros meses pandémicos y fundirse en una masa que vibra al ritmo de metal.

Para abrir boca, bandas emergentes reciben con sus melodías a los visitantes en su camino hacia los escenarios principales, dónde desde temprano una maratón ininterrumpida de agrupaciones deleita a los presentes.

En el Heaven Stage un virtuoso Yngwie Malmsteen arranca con velocidad y delicadeza una sinfonía orgásmica a su guitarra, seguido de un poderoso set de Arch Enemy, aderezado con la presencia y espectaculares rugidos de Alissa White-Gluz.

 


Posterior a ese despliegue, los asistentes son transportados al cielo del metal por la voz de Simone Simons y la música de Épica; pero el ensueño es roto por uno de los alemanes más amados por México, Till Lindemann, cuyo icónico atuendo rojo e irreverentes letras hacen pensar a propios y extraños en el sitio más candente del purgatorio, al que los fans se dejan llevar gozosos.

Una leyenda del hard rock hizo su aparición en el Heaven Stage, Doro Pesch, cuya potencia vocal no quedó a deber a los suyos, pero ante la que una parte de la exigente audiencia tardó para rendirse, ya que la noche aún deparaba otro milagro.

 

Entonces, luego de meses de reproches y controversia, Pantera había resucitado. Comenzando con un emotivo video dedicado a los hermanos Abbott con postales robadas de su época dorada, Zakk Wylde,Charlie BenantePhill Anselmo y Rex Brown demostraron que el titán del groove metal estaba vivo y que tocaría todos sus clásicos, según refirió Anselmo, para honrar a sus legendarios caídos. La tierra se cimbró y cientos de desconocidos danzaron juntos y se dejaron poseer por los "Cowboys from Hell".

 

 

Sin embargo esto sólo sería un digno abrebocas para el estelar de la noche, Scorpions, que hizo su última presentación del año ante el público mexicano, que coreo, cantó y sucumbió ante el hard rock clásico llegado desde Alemania. Clásicos como "Big City Nights" o su versión actualizada de "Wind Of Change", así como temas notables de su nuevo álbum, tal es el caso de "Peacemaker" o "Rock Believer" sacudieron el recinto en voces de sus intérpretes y la multitud que lleva décadas haciéndolos suyos, y que no quería dejar ir a la mítica agrupación del escenario. Al final, con sus respectivos peluches del Dr. Simi, la banda partió.

Y la bestia de mil cabezas emprendió un éxodo silencioso, en espera de las sorpresas que traerán los próximos dos días de festival.

 

MFDO

 

Edictos