Por Danilo Díazgranados

El nacionalismo se impone. Pekín está exhortando a sus empresas, especialmente las tecnológicas, a que abandonen Nasdaq (National Association of Securities Dealers Automated Quotation) y comiencen a cotizar en la Bolsa local, con lo cual es posible que se lleve a cabo una estampida de empresas chinas y se sentaría un precedente en la Bolsa de Valores electrónica automatizada más grande de Estados Unidos.

En Nasdaq participan más de 3 mil 800 empresas y corporaciones, y tiene el volumen de intercambio por horas más alto del mundo. Comprende a más de 7 mil acciones de mediana y pequeña capitalización. Está integrada por compañías de alta tecnología en áreas como la informática, electrónica, telecomunicaciones y tecnología.

Es en ese escenario en el que Sina, la mayor empresa de Internet de la China y propietaria de Weibo, el equivalente a Twitter en la nación asiática, informó su decisión de abandonar definitivamente la bolsa electrónica Nasdaq, en la cual participa desde el año 2000, para comenzar a participar en la Bolsa de Valores de su país de origen. La salida se daría en el transcurso del próximo año.

Según los analistas, tal anuncio es una consecuencia de la fuerte tensión política que se vive entre Estados Unidos y China, la cual ha escalado hasta la economía de ambos países, incidiendo sobre todo en las empresas tecnológicas como Huawei, TikTok, las cuales han sido fuertemente cuestionadas por la administración Donald Trump.

Es importante recordar que durante el pasado mes de mayo Nasdaq impuso un valor mínimo de 25 millones de dólares a las Ofertas Públicas de Valores de las empresas chinas, lo que afectó a unas 40 de las 155 que cotizan en el mercado bursátil electrónico estadounidense.

Las tecnológicas chinas pequeñas buscan estas operaciones, ya que les permite a sus accionistas fondearse en dólares de una manera más directa y fácil, en razón de los controles de capital que persisten en la nación asiática.

De igual manera, usan su estatus como empresas del Nasdaq para obtener financiamiento de los prestamistas en China, y recibir subsidios de las autoridades locales por cotizar en la bolsa.

El gobierno asiático está instando a otras de las compañías chinas que invierten en Nasdaq a que comiencen a cotizar en otras bolsas nacionales, como las de Hong Kong y Shanghai. Lo que se espera entonces es que la salida de Sina de Nasdaq se constituya en el punto de partida para que otras empresas que cotizan en la bolsa estadounidense tecnológica, regresen a su mercado natural.

Imagen de danilo.diazgranados

Danilo Díazgranados

Especialista en temas financieros, económicos y de emprendimiento.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México