compartir en:

Mérida.- El joven futbolista probó la gloria a su corta edad y eso lo orilló a tomar malas decisiones en su vida profesional.

Hace ocho años la Selección Mexicana de Futbol logró coronarse como campeón del mundo en la categoría sub 17 ante Uruguay en el mítico Estadio Azteca. Aquel título es recordado por muchos pasajes épicos que vivió el Tri bajo el mando de Raúl ‘Potro’ Gutiérrez.

Unos de esos momentos que perdurarán para toda la vida dentro de la historia del futbol mexicano es el que inmortalizó Julio Gómez, quien con su chilena ante Alemania en las semifinales del torneo, provocó que México llegara a la gran final del certamen y a la postre se quedará con título.

México

Tras conseguir ese épico gol, Julio consiguió el éxito deportivo en un abrir y cerrar de ojos, sin embargo, la fama lo orilló a tomar decisiones que al paso de los años se volvieron un obstáculo que le impidieron consagrarse dentro del futbol mexicano.

“La fama si afecta porque uno piensa que todo el mundo gira sobre de ti. Hubo un tiempo en que ‘dices yo ya gané, soy campeón del mundo, yo ya soy Julio’ yo ya ni quería entrenar, yo nada más voy a los partidos”, confesó en una entrevista que concedió a ESPN.

Aunado a ello, ‘La Momia’ sabe que desaprovechó su oportunidad de poderse consagrar en el futbol mexicano y que ahora ya es demasiado tarde para enderezar el camino. “Si te mareas sino la sabes llevar (la fama) puedes salir afectado. A lo mejor yo no pude aprovechar esas oportunidades y a lo mejor así me está cobrando el futbol”.

Actualmente Gómez juega para el Coras de Tepic de la segunda división y desde ahí espera regresar al máximo circuito del balompié nacional.

Obs

 

 

TAGS EN ESTA NOTA: