compartir en:

Ciudad de México.- Bailarinas, familiares e integrantes de la Asociación de Bares y Centros Nocturnos protestaron  frente al búnker de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) para solicitar la liberación de los detenidos a raíz de la clausura y detención del centro nocturno “Curazao”, donde, de acuerdo con las autoridades capitalinas, se ejercía la trata de personas.

Las bailarinas de ese lugar aseguraron que no son explotadas sexualmente y solicitaron ejercer su derecho a continuar laborando.

“Ninguna persona es explotada sexualmente, lo único que hacemos es bailar, con la clausura de este tipo de centros se nos está quitando nuestra única fuente de ingresos”, comentó una de ellas.

Familiares de los detenidos indicaron que todos son trabajadores del lugar, desde meseros hasta personal de limpieza, y que ni uno está relacionado con la trata de personas, por lo que exigieron su liberación.

Una comitiva de los manifestantes ingresó al búnker para establecer una mesa de diálogo con las autoridades, con el objetivo de  llegar a un acuerdo; por su parte, la PGJ informó que aún no culmina el plazo de 48 horas para que el Ministerio Público determine la situación jurídica de los detenidos.

Con información del Universal

JTR

TAGS EN ESTA NOTA: