compartir en:

Joan M. Contreras

El día de ayer, durante la marcha feminista que dejó cuantiosos daños y decenas de personas heridas, un grupo de supuestas infiltradas destruyó la camioneta de otro colectivo feminista.

En entrevista con Diario de México, Kenia Hernández, del colectivo Zapata Vive, denunció que los vehículos en los que venían desde el estado de Guerrero para apoyar la marcha del viernes fueron vandalizados e inutilizados por otros grupos feministas, a quienes el colectivo acusa de infiltrados y “pagados por el gobierno”.

El colectivo está conformado por hombres y mujeres en igual cantidad, quienes ahora deberán ingeniárselas para regresar a Ometepec, en el municipio de Xochistlahuaca, región de la Costa Chica.

Sobre este acto y otros muchos más, se han generado comentarios a favor y en contra en redes sociales, pues mientras varios usuarios aseguran que es una acción “necesaria” para generar visibilidad a los feminicidios y violaciones en nuestro país, otros aseguran que se trata de violencia sin sentido.

TAGS EN ESTA NOTA: