EFE

ZURICH.- La FIFA hizo público un extenso comunicado, como respuesta a la investigación penal abierta por el fiscal federal extraordinario de Suiza, Stefan Keller, contra su presidente, Gianni Infantino, en el que asegura que "no había ni hay absolutamente razón alguna para iniciar una investigación, porque no ha ocurrido nada delictivo ni por asomo".

La investigación penal abierta por Stefan Keller, cuya apertura se conoció el pasado jueves, está relacionada con una reunión que Infantino mantuvo con el fiscal general anterior, quien investigaba una trama de corrupción en el fútbol y que renunció el pasado viernes 24 de julio.

Así, la FIFA afirma que "no había ni hay absolutamente razón alguna para iniciar una investigación, porque no ha ocurrido nada delictivo ni por asomo. No existe ninguna prueba concreta en absoluto de ningún tipo de delito penal".

Además, considera que reunirse con un fiscal "por supuesto que no es ilegal". "No es ilegal en ninguna parte del mundo", agrega.

"En la época en que se produjeron las reuniones entre el presidente de la FIFA y el Fiscal Federal de Suiza, la Fiscalía General de Suiza (OAG, por sus siglas en inglés) estaba llevando a cabo investigaciones sobre más de 20 causas relacionadas con la FIFA; y la FIFA es considerada una parte perjudicada en esos procesos. Por tanto, era totalmente lógico que el presidente de la FIFA se reuniera con el Fiscal Federal de Suiza", afirma al respecto.

Sobre el encuentro explica que "las reuniones o contactos entre las partes y los fiscales son una práctica habitual durante una investigación".

El organismo rector del futbol mundial informa en la nota de que la finalidad de la reunión fue en todo momento ofrecer el apoyo total de la FIFA a las investigaciones.

"El presidente de la FIFA y los oficiales de la FIFA fueron a ver al máximo responsable de la justicia en el país para describir los cambios que se habían producido en la FIFA, y ofrecieron su cooperación de cara a enjuiciar los actos delictivos. El presidente de la FIFA acudió allí de buena fe y como representante de la FIFA", incide.

 

La FIFA añade que dichas reuniones no eran secretas, ya que la OAG organizaba las reuniones en lugares públicos, como hoteles y restaurantes, y agrego que Infantino no elegía los lugares.

"Ningún reglamento de la FIFA ni ninguna ley obliga al presidente de la FIFA a conservar actas de ese tipo de reuniones", precisa.

El fiscal federal extraordinario de Suiza, Stefan Keller, abrió el jueves pasado, 30 de julio, una investigación penal contra el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, relacionada con una reunión que éste mantuvo con el fiscal general anterior, quien investigaba una trama de corrupción en el futbol.

Keller cree que se pudieron cometer varios delitos, incluidos abuso de poder, violación del secreto al que están obligados los funcionarios públicos, asistencia a infractores e incitación a tales actos.

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: