compartir en:

ASUNCIÓN.- Terminaron los rumores del cambio de sede y es oficial que la final de la Copa Libertadores 2018 entre River Plate y Boca Juniors se jugará en el estadio Santiago Bernabéu, el domingo 9 de diciembre.

"Quiero reiterar la condena a los actos vandálicos, el futbol no va a parar por estos hechos de violencia, somos muchos los que amamos a este deporte rey. El futbol transmite valores, es ganar o perder, no matar o morir, estamos dando un paso adelante", afirmó Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, en conferencia de prensa.

El dirigente del futbol sudamericano exaltó a Madrid como la ciudad ideal para la disputa del partido y afirmó que las barras ni piensen viajar, porque no hay lugar para ellos.

"Quiero agradecer al presidente de España, al presidente de la FIFA y en forma personal a mi amigo Florentino Pérez. Y a todas las ciudades que han manifestado su intención de que esta gran final muy querida por nosotros se pueda hacer en otros destinos”, declaró Domínguez, y agregó que las puertas están abiertas para los aficionados que apoyen el futbol.

Final de la Copa Libertadores

Además, también se reveló que la Conmebol desestimó la solicitud de Boca Juniors para que le dieran la copa por descalificación, pero informó que River Plate será sancionado por los incidentes que ocasionaron la cancelación del duelo de vuelta.

“Una sanción consistente en jugar sus próximos dos partidos como local en competiciones oficiales organizadas por la Conmebol a puertas cerradas. Esta sanción iniciará su vigencia a partir del año 2019”, además, el directivo paraguayo señaló que los ‘millonarios’ deberán pagar una multa de 400 mil dólares.

Queda pendiente esperar una apelación de Daniel Angelici, presidente del Boca Juniors, ya que los ‘xeneixes’ habían declarado que no saldrían de Argentina, además de que agotarían hasta la última instancia, incluso amenazaron con acudir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: