compartir en:

MONTERREY.- Tigres y Rayados se enfrentan este martes en el Estadio Universitario en el juego de ida de la final de la Concachampions, un duelo con sabor a revancha, tras el título que los felinos le ganaron a Rayados en el Apertura 2017.

Los desquites deben ser en la misma instancia y de ser posible en la misma competencia, pero a ‘La Pandilla’ le bastará y le sobrará si le gana el campeonato que más anhela la institución universitaria.

Tigres ya se probó en la Copa Libertadores, pero le falta medirse en un Mundial de Clubes, es la tarea pendiente de los dirigidos por Ricardo Ferretti, así que una derrota ante el odiado rival estaría muy cerca del dolor que le propinaron a sus acérrimos rivales el 10 de diciembre de 2017.

“En lo grupal estamos con una sensación de felicidad y confianza, sabiendo que el equipo hizo un buen torneo en el local e internacional, este partido lo estuvimos esperando hace año y medio, sabemos que enfrentaremos a un gran rival”, aseguró Diego Alonso, técnico de Rayados.

Final regia de revancha

La vuelta se jugará en el ‘Gigante de Acero’ y por el honor del equipo y el orgullo de su afición, Monterrey no puede permitirse caer en una final más en su precioso coloso de Guadalupe, sería una terrible humillación, hasta para vender su casa y mudarse al nuevo estadio de los Borregos, que se inaugurará el próximo 30 de abril.

“Creo que aquí la palabra obligación no es adecuada, pienso que la ambición es la palabra, tenemos la ambición de lograr, para quitarnos de encima esta situación desagradable y ellos también de esa situación de que no han podido lograr nada en su nuevo estadio”, opinó el ‘Tuca’ Ferretti.

Los clubes regiomontanos presumen un 2019 en lo alto de la tabla, de no ser por la racha de 12 victorias de León, el dominio sería total, lo que resta es saber qué equipo es el mandamás de la ciudad y del futbol mexicano.

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: