compartir en:

Ciudad de México.- La Fundación Sebastian A.C. inauguró la exposición Residencia Soledad. Culminación Verano 2018 A Model of Itself: July 1-27, 2018, CDMX / Cambiaformas, que se integra con la exhibición de las obras de Nathan Gulick y Karim Shuquem.  

Los jóvenes artistas estadounidenses laboraron en los talleres de la Fundación Sebastian durante su estancia de un mes en la ciudad de México como parte del programa La Soledad. 

Gabriela Carbajal, responsable de las relaciones intencionales señaló que La Soledad es una propuesta de la Fundación Sebastian cuyos objetivos son: promover los intercambios de residencias artísticas, cursos, conferencias y talleres entre artistas plásticos mexicanos y extranjeros.

Nació en 2011 y hasta el día de hoy ha tenido intercambios con artistas de naciones como Malasia, Japón, Singapur y Perú, entre otros. 

La estancia de Nathan y Karim, ambos egresados del programa de Maestría en Artes Plásticas de Otis College of Art and Desing de la ciudad de Los Ángeles, uno de los centros culturales de mayor prestigio en Estados Unidos, permite que sus alumnos desarrollen proyectos de trabajo durante un mes en los talleres del reconocido escultor mexicano Sebastian. 

La interacción académica y laboral con los egresados de la escuela de Arte y Diseño Otis contribuye a perfeccionar la formación de los alumnos mexicanos y conocer el nivel artístico del vecino país. 

Gabriela Carbajal señaló que para el desarrollo de la obra expuesta ambos artistas recorrieron la ciudad de México para inspirarse en su proyecto de estancia, ofreciendo como resultado la instalación de Nathan con objetos de nuestra metrópoli, y las obras de grabado de Kamin.   

 A Model of Itself: July 1-27, 2018, CDMX, de la inspiración de Nathan Gulick, hace referencia en su obra al efecto de los automóviles en la alteración de la infraestructura de las ciudades, usando como modelos las ciudades de México (CDMX), y Los Ángeles, California.

Analiza como al duplicarse estas infraestructuras se crea un modelo en el cual la ciudad se fabrica a sí misma en su propia imagen.

Objetos que interactúan con la ciudad se convierten en monumentos que se esconden a la vista de los habitantes y cuya fin es visualizarlos para no pasar desapercibidos.

Destacan nueve piezas: bloques de concreto, varillas, corcholatas, luces de tránsito, estructuras de parabuses, señalizaciones amarillas sobre banquetas elevadas al arte.  

Nathan comentó que México es una ciudad llena de vida,  muy caótica e interesante, similar a Los Ángeles.

Recordó que su interés temático es analizar u observar cómo es el desarrollo de las ciudades y de los materiales de las cuales están hechas.

Los objetos expuestos son esos materiales que se hacían presentes reiterativamente sobre las calles que recorría durante el trayecto al taller.

Estos trozos de ciudad le permitieron apreciar una urbe que “siempre crece, que está cubierta de imágenes y muy líquida. Crece cubierta de imágenes cambiado todo el tiempo”.

Si bien los objetos materiales son su preocupación “todo que hago es por los humanos. Es cómo vivimos en la ciudad, dónde construimos las cosas que vemos y hacemos invisibles. Trato de hacerlas como un artefacto para póderlas ver”.      

Karin Shuquem creó Cambiaformas, que es una selección de grabados de tinta sobre papel y madera sobre linóleo que presentan un elemento de narrativa personal con una inclinación mística y supernatural.

Ofrece diversas imágenes en diversos formatos en la que la imagen es manipulada una y otra vez desde su origen hasta ofrecer una disímbola serie de figuras, pero manteniendo la esencia del patrón en la impresión frente a una frecuente disección para llegar a la figura en sí misma.        

Karim Shuquem dijo que experimentó las diferentes direcciones que toman los grabados fantasmas en una impresión que se repiten reduciendo las imágenes, dificultando su reconocimiento conforme se limita el contenido de la tinta, en  un viaje como una aventura personal que sea interesante para otros.

“Me gusta que la transformación sea hacia la identidad, más que a un rostro o de pensamiento. Trato de expandir mis propios pensamientos para ver cosas diferentes.

“Estuve a punto de nombrar la exposición como la canción de David Bowie, ‘Siempre chocando en el mismo auto´, porque pienso que los humanos muchas veces usan el mismo método tratando de encontrar diversos resultados.

“Pero constantemente necesitamos evolucionar. Deseo darme ese poder, y poder hablar hacia el empoderamiento, intentar hacer las cosas de una nueva manera. 

“Pensar en cosas de una manera diferente. Es un proceso integral para mí que hago como una aventura al principio, en un proceso de expandir y hace una traducción literal del cambio y de la expansión”, concluyó.   

 

TAGS EN ESTA NOTA: