compartir en:

Luego de que México fuera considerado por el International Institute for Strategic Studies  (IISS)  como el segundo país más violento del mundo después de Siria.

El gobierno mexicano salió a desacreditar dicho reporte, al considerar que las cifras que se manejan son inciertas y sin sustento.

De acuerdo con las autoridades mexicanas el reporte señala de manera irresponsable la existencia de un “conflicto armado (no internacional)” en México.

La existencia de grupos criminales no es un criterio suficiente para hablar de un conflicto armado no internacional. Tampoco lo es el uso de las Fuerzas Armadas para mantener el orden al interior del país. En este sentido, el reporte buscar dar un tratamiento similar a naciones con fenómenos completamente diferentes, que no son comparables ni medibles entre sí", apuntó el gobierno mexicano.

Asimismo, hizo mención a que la violencia relacionada con el crimen organizado es un fenómeno regional, que no sólo afecta a nuestro país.

El gobierno mexicano desaprobó las cifras que dan cuenta sobre los homicidios dolosos, pues expuso que el INEGI aún no publica la estimación de este delito a nivel nacional en 2016.

"En este sentido, el reporte parte de una base errónea y carente de rigor técnico", aseveró.

Relaciones Exteriores y Gobernación puntualizaron que el ranking de países que realizan los autores con base en sus estimaciones de homicidios carece de cualquier rigor metodológico.

TAGS EN ESTA NOTA: