Estados Unidos.- Nuestra infancia estuvo marcada por Plaza Sésamo, un programa de televisión que nos daban grandes lecciones como la importancia de la amistad, respeto y amor. Aunado a este último punto, por fin se ha confirmado uno de los rumores que persistió por décadas: ¿Beto y Enrique eran pareja? Sí, definitivamente lo eran.

El guionista Mark Saltzman, que se incorporó al proyecto a mediados de los años ochenta, confirmó nuestras sosprechas al declarar que no había otra manera de contextualizar a estos personajes que como una pareja gay.

“No creo que supiera de qué otra forma escribir, sino como una pareja de amantes”, dijo en entrevista para la revista Queerty.

Al respecto, el escritor dijo que la inspiración para hacer los diálogos y desarrollar la relación entre Beto y Enrique (Bert y Ernie en inglés), salía de él y su ex pareja, Arnold Glassman, editor de cine de Plaza Sésamo, con quien compartió su vida durante más de 20 años hasta que el montajista falleció en 2003.

Aunque Saltzman se parecía más a Beto en cuanto al físico, aseguró que su personalidad era más como la de Enrique ya que él era el bromista y Glassman era serio, cuidadoso y ordenado como Beto, "llevé esa dinámica a los personajes", aseguró el guinosta.

La controversia por la relación entre estas marionetas siempre estuvo latente en la mente de las personas al grado de que, en 2011, los creadores de la serie televisiva desmintieron los rumores sobre una posible homosexualidad y explicaron que los personajes -que carecían de una orientación sexual por ser títeres- fueron diseñados para ejemplificar que, aunque dos personas tengan diferentes puntos de vista, pueden llevarse bien y ser mejores amigos.

Sin embargo, el The New Yorker, en su edición de julio de 2013, llevó como portada a Beto y Enrique sentados en un sofá y abrazados mientras miraban la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos para aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, por lo que se convirtieron en un icono gay.

Ahora, en pleno 2018, ambos personajes –cuya primera aparición fue en 1969- salen del clóset para poner fin a las dudas y reafirmar que eran más que compañeros de apartamento.

via GIPHY

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: