Redacción.

El juicio más importante y decisivo de la industria cinematográfica estadounidense, realizado en contra del magnate y ex productor de Hollywood, Harvey Weinstein, se desarrolló a lo largo de seis semanas, en las que los escabrosos testimonios de sus víctimas hicieron efecto en el veredicto del jurado, pues se le declaró culpable de dos agresiones sexuales, en contra de una asistente de producción y una actriz en ascenso.

De esta forma, aunque Weinstein se salvó de la cadena perpetua, le estaría esperando una pena estimada de 25 años en prisión.

 

Sin embrago, finalizada la audiencia del pasado 24 de febrero, el ex productor declaró sentir un fuerte dolor en el pecho, con lo que hizo que se le trasladara inmediatamente al hospital, en lugar de la prisión de Rikers Island, donde pasaría su primera noche en espera de su condena.

Según informes de CNN, la defensa de Weinstein ha sido persistente y plantea apelar la sentencia dada el pasado martes, a fin de que su cliente obtenga una “Fianza pendiente de sentencia” o una “Fianza pendiente de apelación”, dos caminos que pueden llevarlo a una ardua contienda por una costosa libertad.

Hasta ahora Weinstein se mantiene en la prisión de Belleuve, donde lo mantienen sin esposas y bajo cuidados médicos de cinco especialistas por “problemas médicos importantes”, pero que “se encuentra fuerte y quiere seguir luchando”, según precisó un miembro de su equipo legal.

TAGS EN ESTA NOTA: