El secretario de salud estatal, Manuel de la O Cavazos, informó este lunes durante una conferencia de prensa que, a partir del martes 30 de junio, las personas que hayan dado positivo a la prueba de la Covid-19 y no se aíslen en casa -son un riesgo de contagio para otros- y serán castigados hasta con tres años de cárcel y una multa de 34 mil 753 pesos.

El secretario de salud en Nuevo León dio una actualización de los casos de coronavirus e informó que la reforma penal que se encuentra en el periódico oficial del estado y entra en vigencia a partir de mañana.

Cavazos explicó que una persona que sabe que padece una enfermedad grave, transmisible y pone en riesgo a otros, se considera como delito.

Antes de darse a conocer, dicha reforma fue revisada por distintas instancias del gobierno y diputados locales.

La reforma es iniciativa del gobernador Jaime Rodríguez Calderón con el fin de que las personas que padecen Covid-19 y que irresponsablemente lo propagan, paguen por ello, y esto se extenderá a otras enfermedades transmisibles.

Enfatizó que esto no violenta los derechos ciudadanos, puesto que la salud de las personas está por encima de todas las leyes:

“No viola los derechos humanos, cuidamos la salud, la salud está por encima de todas las leyes”, aclaró.

Para denunciar el delito, se deberá informar ante el Centro de Orientación y Denuncia (Code) para que la Fiscalía General de Justicia le dé continuación.

alrm

 

TAGS EN ESTA NOTA: