EFE

VIGO.- Un gol de Álvaro Morata en el primer minuto de juego, tras una buena internada del colombiano Santiago Arias por su banda con centro al argentino Ángel Correa y asistencia de éste al nueve rojiblanco, sostuvo al Atlético de Madrid en su visita a Vigo, ante el Celta, que empató al poco de comenzar la segunda mitad con un tanto espectacular y no falto de fortuna  de Beltrán.

El mexicano Héctor Herrera volvió a la actividad al ingresar de cambio por Thomas al minuto 68, en un triple movimiento de Diego Simeone al mandar a la cancha a Vitolo por Marcos Llorente y a Manuel Sánchez por Renan Lodi. Por el conjunto local no vio acción Néstor Araujo, por estar suspendido.

El punto fue satisfactorio para el Celta, que dio un paso más hacia la permanencia tras un partido igualado y con escasas oportunidades, con dominio alterno, más control del equipo de Diego Simeone durante el primer tiempo y más pegada del conjunto gallego en la segunda mitad. Tampoco puede darse por frustrado el Atlético con el empate, pues el punto le coloca a nueve del Villarreal en su lucha por entrar en los primeros cuatro puestos de la clasificación, que dan derecho a jugar la próxima liga de campeones.

Óscar García volvió a apostar por una defensa de cinco jugadores, pero su plan se descosió al poco de comenzar el partido. El Atlético sacó su manual: línea de presión alta, recuperación de la pelota y ataque rápido. Tuvo el inicio soñado. No se había llegado al minuto de juego cuando Aspas perdió un balón que facilitó el gol visitante. Arias combinó con Correa, este centró y Morata marcó. Fue un tanto rápido, fácil. El Atlético pilló descolocada a la defensa celeste.

El Celta mejoró mucho su imagen durante la segunda parte, pese a que abrió con un cabezazo de Morata. Propuso más el equipo celeste. Ofreció más ritmo, más intensidad. Con cuatro minutos del segundo tiempo llegó el empate, un centro de Brais Méndez que culminó Beltrán con un remate acrobático, un tiro inesperado que sorprendió a Oblak.

El Celta sometió al Atlético, lo sujetó con la movilidad de su ataque. Las oportunidades desaparecieron del campo. El ritmo celeste bajó en un final alterado simplemente por la lesión del portero Rubén. Su sustituto fue Iván Villar, quien tuvo que lucirse ante un tiro lejano de Lemar, la mejor ocasión visitante de una segunda mitad que cerró con un cabezazo de Giménez.

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: