Israel concluye operaciones en centro de Gaza; crecen esperanzas para tregua

Gaza

Jerusalén.- El Ejército israelí concluyó este martes su incursión terrestre en el centro de Gaza, concentrada en Deir al Balah, Bureij y Nuiserat y cuyo principal objetivo era rescatar a los cuatro rehenes, mientras aumenta la presión para una tregua tras la aprobación de una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU con un plan para el fin de la guerra.

"Los soldados de la 98ª División, incluidas la brigada de paracaidistas, la brigada Kfir, la 7ª brigada y los soldados de Yahalom, llevaron a cabo una variedad de operaciones que contribuyeron al éxito de la Operación 'Arnon'", detalló el Ejército en un comunicado sobre la operación de rescate del sábado, durante la que también murieron más de 270 gazatíes.

En la nota, señalan que la 98ª División abatió en los últimos días a unos cien supuestos milicianos en el este de Deir al Balah, donde también localizaron armas y destruyeron infraestructura de Hamás.

"Todavía hay 120 rehenes en Gaza y no pararemos hasta traerlos a casa, eso es a lo que nos hemos comprometido. También a destruir al enemigo del otro lado y a desmantelar su infraestructura subterránea y en la superficie", dijo, según el comunicado, el comandante de esta división, Dan Goldfus, ante los soldados que participaron en el rescate de los cuatro cautivos.

El cuarto intento de la ONU
La resolución de la ONU, que contó este lunes con 14 votos a favor y la única abstención de Rusia, es la cuarta aprobada por el Consejo de Seguridad sobre la guerra en Gaza, si bien las tres anteriores quedaron en papel mojado tras el desacato del Gobierno de Benjamín Netanyahu y la continuación de la ofensiva que ha dejado ya una Gaza arrasada.

El órgano de la ONU dio así respaldo a la propuesta de tregua de Estados Unidos, lanzada hace diez días, dividida en tres fases y que ahora urge a las dos partes a implementar los términos de la propuesta sin demora ni condiciones, entre ellos "un alto el fuego inmediato y la liberación de los rehenes".

En las últimas horas, Israel ha vuelto a insistir en que no pondrá un fin definitivo a la guerra antes de lograr sus tres objetivos: mermar las capacidades militares y civiles de Hamás, hacer que ya no sea una amenaza para Israel y traer de vuelta a casa a los 116 rehenes que aún siguen cautivos desde el 7 de octubre.

“La propuesta que se presentó permite a Israel cumplir estos objetivos y así lo haremos”, dijo este martes un funcionario israelí sobre la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que establece un plan de tres fases para poner fin a las hostilidades en Gaza.

El grupo islamista Hamás, por su parte, se mostró este martes satisfecho con esta resolución y dijo estar dispuesto a "cooperar" con los mediadores para implementarlo.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, indicó hoy que la reacción del grupo islamista a la propuesta de paz es una "señal esperanzadora", pero que todavía esperan una respuesta oficial de Hamás.

“Si Hamás no dice que sí, entonces esto claramente depende de ellos en términos de la seguridad, el bienestar de cientos de miles, millones de palestinos de mujeres, niños y hombres palestinos en Gaza”, explicó Blinken a periodistas en el aeropuerto de Tel Aviv antes de poner rumbo a Jordania, en su octava gira por la región.

Crece la inseguridad alimentaria en Gaza
Mientras, la Franja sigue bajo fuego israelí tras 249 días de guerra y en la última jornada el Ejército israelí mató a 40 gazatíes e hirió a otros 120, según informó este martes el Ministerio de Sanidad gazatí, controlado por Hamás.

"La ocupación israelí cometió tres masacres contra familias en la Franja de Gaza", denunciaron las autoridades de la Franja en un comunicado, lo que aumentó la cifra de fallecidos a 37 mil 164, en su mayoría mujeres y niños, y a 84 mil 832 la de heridos.

Según OCHA, más de un millón de personas en la Franja afrontan "niveles catastróficos de inseguridad alimentaria" y más del 96% de las mujeres y niños no consumen los nutrientes necesarios a causa de la falta de diversidad en la dieta. 

EFE