compartir en:

Estado de México.- Después de que el pasado sábado el río Lerma se desbordara por las intensas lluvias y se inundaran varias comunidades aledañas, parece que se iniciarán con las labores de limpieza para que las personas puedan retornar a sus hogares.

Por la mañana, se colocaron alrededor de 25 mil costales en la fisura del río con el fin de evitar más escurrimientos.

En la tarde, el DIF del Estado de México, inició la primera etapa de distribución de 900 paquetes de limpieza en los barrios de San Juan, San Nicolás, San Pedro, San Lucas, Santiago y Guadalupe para limpiar los hogares.

Los bultos contienen cloro, detergente, escoba, cubeta, jalador y jerga con el fin de que las familias tengan herramientas que les permitan limpiar y desinfectar sus hogares. Asimismo, se repartirán alrededor de 12 toneladas de cal para que absorban la humedad del interior y exterior de las casas y, así, se prevengan enfermedades.

Por otro lado, la entrega de despensas a los afectados continúa en las zonas donde el nivel del agua no ha disminuido y, para que las personas se movilicen, se les han proporcionado botas de goma.

En cuanto a materia de salud, se ha hecho entrega de mil 649 dosis de Albendazol –contra parásitos intestinales- y tres mil 711 sobres de Vida suero oral.

Hasta el momento, se estima que hay alrededor de dos mil 800 damnificados y 600 casas afectadas, mientras que las inundaciones han alcanzado hasta 60 centímetros de altura.

Vah 

TAGS EN ESTA NOTA: