EFE

ORLANDO.- El torneo de la NBA se reanudó después de más de cuatro meses y medio de parón causado por la pandemia del coronavirus y los Utah Jazz, en el primer partido disputado en la ‘burbuja’ de Orlando, vencieron por 106-104 a los New Orleans Pelicans.

El pívot francés, el primer jugador de la NBA que dio positivo al Covid-19, que obligó de inmediato a la suspensión de la competición, acabó como protagonista y héroe de los Jazz al anotar dos tiros libres que rompieron el empate en el marcador (104-104) cuando faltaban 6,9 segundos para que concluyese el tiempo reglamentario.

El alero Brandon Ingram intentó para los Pelicans un triple en el último tiro a canasta del juego, pero falló y el tiempo no dio para más.

El partido, que comenzó con los jugadores y entrenadores de ambos equipos arrodillados durante la entonación del himno nacional, luego no dejó más que la falta de calidad de baloncesto y mucho suspenso con el marcador final.

Si Gobert anotó los puntos decisivos, además de acabar con un doble-doble de 14 tantos, 12 rebotes y tres tapones, líder en el juego interior de los Jazz, el base reserva Jordan Clarkson surgió como el factor sorpresa ganador y sexto hombre al aportar 23 puntos, líder de la lista de los seis jugadores del equipo de Utah que tuvo a seis con números de dos dígitos.

Clarkson aunque falló siete de ocho tiros de triples, hizo 8 de 17 en los de campo, además de 6 de 7 desde la línea de personal, capturó cinco rebotes, dio tres asistencias y recuperó dos balones.

El escolta Donovan Mitchell llegó a los 20 puntos, con cinco rebotes, cinco asistencias y tres recuperaciones de balón para ayudar a la victoria, mientras que el alero australiano Joe Ingles anotó 13 puntos.

El ala-pívot novato Zion Williamson, que al final jugó tras superar la cuarentena de cuatro días por haber dejado la ‘burbuja’, logró 13 puntos con 6 de 8 tiros de campo, pero no tuvo protagonismo dentro de la pintura.

Tampoco los 21 puntos del escolta J.J.Redick, incluidos tres triples de ocho intentos, cambiaron la suerte de los Pelicans (28-37), que necesitaban ganar el partido de cara a poder luchar por el octavo puesto de la Conferencia Oeste, que le puede dar el derecho a estar en los playoffs.

Nada de eso ocurrió y cada vez tendrán más difícil el conseguir su objetivo.

Los Jazz (42-23) se consolidan en el cuarto puesto al tener ya asegurado el pase a los playoffs y sin que ahora tampoco la posición final tenga valor con el factor campo, porque todos los partidos se van a disputar en el Wide World of Sports, de Orlando (Florida).

 

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: