El cantante Joaquín Sabina, tuvo que ser operado de emergencia tras la caída que sufrió ayer durante un concierto que ofrecía con Joan Manuel Serrat en el Wizink Center de Madrid.

El golpe que sufrió le provoco un hematoma intracraneal y un derrame cerebral por lo cual tuvo que ser intervenido quirúrgicamente.

A la espera de un comunicado oficial del hospital, su portavoz le dijo a la agencia EFE que su estado “no era grave”, que todo ha salido “muy bien” y que el cantante, que ha tenido que ser operado “por un pequeño coágulo”, permanecerá 48 horas en observación.

El artista, que este miércoles cumplió 71 años, se cayó unos dos metros en el espacio que queda entre el escenario y el público. El incidente ocurrió alrededor de las 21:15, hora local.

Según confirmó a EFE la promotora del evento, no fue un desmayo, sino una caída a causa de un foco que lo habría deslumbrado, lo que ha llevado al artista al suelo cuando el espectáculo apenas llevaba media hora de recorrido.

El músico fue llevado en camillla fuera del escenario, minutos más tarde reapareció en silla de ruedas empujado por Serrat, para asegurar que estaba bien, pero que un golpe muy doloroso en el hombro le obligaba a irse al hospital y, por tanto, a cancelar el concierto.

 

TAGS EN ESTA NOTA: