EFE

SPIELBERG.- El finlandés Valtteri Bottas (Mercedes), ganador el pasado domingo en el Red Bull Ring, afrontará como líder del certamen la segunda carrera del Mundial de Fórmula 1, que se disputará de nuevo en Austria, a puerta cerrada y en idéntico escenario; y que ha sido 'bautizada' como Gran Premio de Estiria, la región en la que se encuentra el circuito de Spielberg.

Bottas ganó la primera prueba del Mundial de la pandemia, una carrera alocada en la que su compañero inglés Lewis Hamilton, que apunta a igualar este año el récord histórico de siete títulos del alemán Michael Schumacher, fue penalizado con cinco segundos y perdió la segunda plaza en favor del monegasco Charles Leclerc (Ferrari). En una jornada en la que el inglés Lando Norris, compañero de Carlos Sainz en McLaren, también se benefició de la sanción del británico -cuarto, al final- y festejó su primer podio en la F1.

Sainz, que pudo haber subido al cajón si en uno de los lances del final de la carrera -con varios accidentes y tres entradas a pista del coche de seguridad- hubiese logrado rebasar a su vecino de garaje, se conformó con el quinto puesto; en una prueba en la que el mexicano Sergio Pérez (Racing Point), que también apuntó al podio durante el desenlace, firmó el sexto puesto.

Austria albergará su segunda carrera con el anunció aún fresco del retorno el año próximo a la Fórmula 1 del doble campeón del mundo español Fernando Alonso.

El genial piloto asturiano, retirado con un 'hasta luego' a finales de 2017, tras 17 temporadas y 97 podios en la categoría reina, ocupará en Renault -la escudería con la que festejó sus dos títulos (2005 y 2006) y más de la mitad de sus 32 victorias- la plaza que deja libre el australiano Daniel Ricciardo. Que a su vez reemplazará en McLaren a Sainz, quien será piloto de Ferrari en 2021, en sustitución del cuádruple campeón mundial alemán Sebastian Vettel (2010-13, con Red Bull).

De nuevo con amplias restricciones de personal y fuertes medidas de seguridad sanitarias -los días previos al primer gran premio se hicieron más de 4 mil test, todos ellos con resultado negativo-, Mercedes afrontará la segunda carrera del Mundial en busca de un séptimo año seguido de dominio tiránico, después de haber firmado los últimos seis 'dobletes' con títulos de pilotos y constructores.

En el circuito de su propiedad, Red Bull, ganadora los dos años anteriores gracias al holandés Max Verstappen, intentará desquitarse este fin de semana, tras acabar sin puntos el pasado.

'Mad Max', al que la escudería austriaca aspira aún a convertir este año, si logra destronar a Hamilton, en el campeón más joven de la historia, optó por una estrategia que pudo haber sido buena. Era el único que salía con neumático medio en lugar de blando entre los primeros diez de la parrilla. Pero su coche se 'ahogó' apenas cubierta la séptima parte del recorrido. Y Albon apuntaba claramente a su primer podio. Pero quiso más, arriesgó y se topó con Hamilton.

A pesar de la sanción, el inglés fue cuarto y Mercedes empezó el año como acabó el anterior: liderando los dos Mundiales. En el de constructores, sin embargo, es McLaren la que ocupa la segunda plaza, gracias al podio de Norris, de 20 años, y el quinto puesto de Sainz, que a los 25 afronta su sexta temporada en F1. La segunda y última en Woking. Antes de ingresar el año próximo en Ferrari.

TE PUEDE INTERESAR: Sergio Pérez considera que tuvo mala suerte en el GP de Austria

El equipo de Maranello, a pesar de un pésimo sábado -con Vettel eliminado en la segunda ronda de la calificación (Q2) y Leclerc saliendo desde la séptima plaza- minimizó daños con el segundo puesto del monegasco, que también puede convertirse en el campeón más joven de todos los tiempos si gana este Mundial; y con el punto que acabó rescatando el germano, décimo al final.

Los ensayos se completarán el sábado, horas antes de la calificación que ordenará la parrilla de salida de la prueba dominical. Prevista de nuevo a 71 vueltas. Para completar un recorrido de 306,5 kilómetros.

JLR

TAGS EN ESTA NOTA: