Por Danilo Díazgranados

Un informe de Naciones Unidas ha lanzado una alerta. Durante el primer semestre de 2020 la inversión directa en América Latina se derrumbó 25%, al pasar de 83 mil millones de dólares en similar periodo de 2019 a 62 mil millones de dólares. Aunque para consuelo de pocos, el desplome fue inferior a la media mundial, que se situó en 49%.

Según el documento presentado por la Conferencia para las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad), Brasil y Perú fueron los que recibieron el peor impacto. La inversión extranjera cayó 48% (18.000 millones de dólares) en Brasil, mientras que en el Perú el golpe fue aún mayor, al registrarse un descenso del flujo inversor en 72% (unos 1.300 millones de dólares).

Argentina y Colombia también se vieron afectadas, al ver como se minimizaba el ingreso de capitales foráneos a sus geografías en 40% y 34%, respectivamente. Caso contrario el de Chile, al cual la venta de su aerolínea bandera Latam, a la estadounidense Delta Airlines, hizo posible que la inversión extranjera se ubicase en 9.500 millones de dólares, lo que representa 67% de crecimiento.

En el caso de México, este país experimentó un incremento de 5% interanual, para totalizar 18 mil millones de dólares, más de 50% de esta suma representada por ganancias en reinversiones.

Y si del resto del mundo se trata, el informe destaca que en lo que respecta a la totalidad de las inversiones, durante los seis primeros meses de 2020 se contabilizaron un total de 399 mil millones de dólares, mientras que en el mismo lapso del año pasado, estas sumaron 777 mil millones de dólares. La reducción fue considerable.

Los países desarrollados fueron los que experimentaron la mayor merma, ya que la inversión se hundió 75% interanual, totalizando 98.000 millones de dólares. De este lote de naciones, Estados Unidos bajó 56% interanual, lo que se traduce en unos 68.000 millones de dólares en el período enero-junio 2020.

Europa también sufrió un importante declive, al experimentar una cifra negativa de menos 7.000 millones de dólares, en contraste con los 203.000 millones de dólares del pasado año.

El continente asiático se encuentra entre los menos afectados, atrayendo unos 217.000 millones de dólares a su territorio, siendo el sector digital uno de los menos afectados por causa del coronavirus.

El comportamiento de las inversiones deberá variar de manera positiva, pero todo dependerá del curso que tome la crisis sanitaria. Por ahora, las perspectivas son de total incertidumbre. Habrá que esperar qué tan efectivas son las medidas que, en el plano económico, asuman los gobiernos de los respectivos países con la finalidad de mitigar los efectos que ha traído consigo la pandemia.

Imagen de danilo.diazgranados

Danilo Díazgranados

Especialista en temas financieros, económicos y de emprendimiento.

Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México