compartir en:

Ciudad de México.- A pesar de que desde 2015 las denuncias de violencia sexual han disminuido en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, no quiere decir que la agresiones hayan disminuido, aseguró el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

En su estudio “Atención y prevención del acoso sexual en el Sistema de Transporte Colectivo Metro”, el instituto aseveró que la violencia sexual está imparable, aparte de que durante 2017 de todas la denuncias que se hicieron, sólo en el 32 por ciento de los casos se abrió una carpeta de investigación.

Las agresiones que las mujeres sufren en el Metro van desde miradas lascivas, hasta los besos forzados o tocamientos; por ello pidieron al Congreso implementar acciones en contra de este tipo de agresiones.

Aparte de que el Gobierno de la Ciudad de México emprendió el programa “Viajemos Seguras”, con el que se busca prevenir y sancionar la violencia sexual en el transporte público.

Sin embargo, los resultados no han sido muy alentadores, ya que desde 2015 sólo hubo una disminución en las denuncias, pero no en el acoso y el abuso sexual en el Metro.

El IBD resaltó la necesidad de un enfoque preventivo de largo plazo, para que se modifiquen este tipo de actitudes y se construya una ciudadanía más consciente.

NJAR

TAGS EN ESTA NOTA: