compartir en:

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), se suma al llamado global para incrementar los esfuerzos para proteger, promover y apoyar el derecho a la lactancia materna.

Cada año, UNICEF y sus aliados celebran la Semana Mundial de la Lactancia Materna en 120 países. Este año el tema central es Lactancia materna: Pilar de la vida, que tiene como propósito que los gobiernos fortalezcan las medidas regulatorias dirigidas a proteger, promover y apoyar el derecho a la lactancia materna, y por lo tanto para la consecución de uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 3), el de reducir la mortalidad infantil.

UNICEF calcula que la lactancia materna exclusiva hasta la edad de seis meses puede evitar anualmente la muerte de 1,3 millones de niños y niñas menores de cinco años. En México, según el organismo internacional, la prevalencia de lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida de las y los bebés se duplicó en los últimos tres años, pasando de 14.4% en 2012 (ENSANUT 2012) a 30.8% en 2015 (ENIM 2015).

Asimismo, señala que sólo la mitad de todas y todos los recién nacidos reciben lactancia materna en la primera hora de vida (51%); que 31% de los bebés son alimentados con leche materna exclusiva durante sus primeros 6 meses de vida; 45.8% de las niñas y niños la reciben de manera continua hasta el primer año de vida y solo 24.4% hasta los dos años de edad (ENIM2015).

En términos de salud se reconocen los beneficios de la lactancia materna tanto para la madre como para la hija o el hijo. La “Declaración de Innocenti” sobre la protección, promoción y apoyo de la Lactancia Materna (OMS/UNICEF), refiere que la lactancia proporciona la alimentación ideal al o la lactante y contribuye a su crecimiento y desarrollo saludables, y a su vez impacta de manera positiva en la salud de las mujeres.

La Organización Internacional del Trabajo promueve la adopción de un conjunto de medidas esenciales para ayudar a iniciar, establecer y mantener buenas prácticas en relación con la lactancia materna. Destaca que la lactancia materna no es un obstáculo para la productividad; al contrario, reduce la demanda de atención médica y el ausentismo, al igual que la disminución de la rotación. Lo que se traduce en beneficios económicos para los centros de trabajo.

En México se cuenta con la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación impulsada por el Inmujeres, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación que, al ser una estrategia integral que involucra diferentes tópicos, estipula como un requisito para los centros de trabajo que buscan la certificación realizar acciones para la corresponsabilidad en la vida laboral, familiar y personal con igualdad de oportunidades, y establece ciertos elementos como la promoción de la lactancia materna en el centro de trabajo y la existencia de un espacio privado, adecuado e higiénico para la lactancia o extracción de la leche.

 

Para más información se puede consultar:

Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación

https://www.gob.mx/inmujeres/acciones-y-programas/norma-mexicana-nmx-r-025-scfi-2015-en-igualdad-laboral-y-no-discriminacion

 

Cartel: La lactancia materna y los centros de trabajo

http://cedoc.inmujeres.gob.mx/documentos_download/lactancia_materna_en_los_centros_de_trabajo.pdf

TAGS EN ESTA NOTA: