compartir en:

Ciudad de México.- Los seguidores de Cruz Azul, Atlas y Tigres han demostrado su compromiso sin importar el resultado.

Elegir  a  un  equipo  de  futbol  es una de las decisiones que la mayoría de las veces se toma desde la  inconciencia,  pero  que  termina  por guiar  parte  de  la  personalidad  de  muchos seres humanos.

El  deporte  se  vive  con  pasión  y  el  futbol no  es  la  excepción,  se  apoya  a  un  club  para buscar la satisfacción de verlo ganar y encontrar momentos de felicidad, pero en algunas ocasiones también viene acompañado de tristeza y sufrimiento.

El aficionado extremo vive enamorado de su escuadra, en los estadios se pueden encontrar letreros con exageraciones  como:  “te  quiero  más  que  a  mi  novia”,  que  puede  ser  desproporcionado para quienes ven en el futbol una distracción de los temas importantes de la sociedad.

Irle a un equipo ganador es más fácil, se puede presumir con los amigos las victorias y los títulos, pero el reto es aguantar años de fracasos y derrotas.

Este  jueves  se  festeja  el  ‘Día  del  Amor  y  la  Amistad’, justo momento para hacerle un reconocimiento a las aficiones más leales de México, las que están en las buenas y en las malas, soportan burlas y no cesan en el aliento a sus jugadores, aunque en el fondo sospechan que al final de la temporada los volverán a decepcionar.

La  número  uno  es  la  de  Cruz  Azul, que  se  ilusiona  cada  torneo  y  ya  suma 21 años sin celebrar un título de liga, con seis finales perdidas incluidas.

Los celestes están dentro de los llamados  ‘cuatro  grandes’  del  futbol  mexicano y  eso  magnifica  sus  fracasos,  porque  hay otros que están peor, pero a quienes no se les exige, como los 69 años sin títulos del Veracruz y los casi 68 años del Atlas.

Los  Rojinegros  merecen  un  reconocimiento  por  su lealtad y pasión, siguen a los Zorros por las plazas del país y tienen buenas entradas en el Estadio Jalisco. Su porra es conocida como ‘La Fiel’ y ‘La Barra 51’, para recordar el último año en el que salieron campeones.

Por último, los aficionados de Tigres deben ser mencionados, pese a que ahora presumen a uno de los mejores planteles y están acostumbrados a los títulos; pero también sufrieron con 29 años sin campeonatos, con derrotas dolorosas en finales y con un descenso en 1996.

 

TAGS EN ESTA NOTA: