compartir en:

Por Maricela de la Cruz

No hay situación que le impida a Lila Downs expresar lo que siente, y la mejor manera que ha encontrado para hacerlo es a través de su voz. Desapariciones, crímenes e injusticas son retratadas en las diversas melodías que han hecho de la artista oaxaqueña uno de los talentos mexicanos más reconocidos a nivel mundial.

Sin embargo, Downs también se ha caracterizado por tener canciones que presentan lo mejor del país: su gente, paisajes y cultura. El folclor mexicano, en combinación con la denuncia plasmada en sus letras, la han llevado a ser nominada en los Latin Grammy 2018 en la categoría de “Mejor Álbum Vocal Pop Tradicional”.

Respecto a este reconocimiento por su producción discográfica “Salón, lágrimas y deseo”, la artista denomina como una bendición ser considerada para obtener una presea en dicho certamen. “Es una categoría complicada, pero me encanta que en los Grammy van buscando para ponerte en la (categoría) que ellos creen que es más adecuada. Creo que el disco no es tan folclórico, ya que tiene algunas piezas como el ‘Son de Juárez’ y ‘El Querreque’, pero todas las demás son canciones más citadinas y complejas”, afirmó la cantante en entrevista con Diario de México.

Su inspiración llega de su familia y su equipo de trabajo, pero principalmente de la gente, la fortaleza que ésta demuestra la motiva a seguir componiendo. “A pesar de todos nuestros problemas, porque tenemos muchos de seguridad, violencia y desapariciones, la mayoría de las personas están dispuestas a quitarse la camisa para dársela al vecino, eso es muy importante; no se ve en cualquier lugar”, aseguró la cantautora.

El ejemplo más grande de la bondad de los mexicanos, de la cual Lila está orgullosa, es la solidaridad mostrada en los terremotos del 7 y 19 de septiembre en tierra azteca, ya que pudo ser testigo de cómo en la Ciudad de México y su natal Oaxaca, las personas se apoyaron; “eso me inspira mucho”, confesó. Así como está el lado generoso de la sociedad, también hay otras situaciones que inquietan a la intérprete de “La patria madrina”; en específico el triunfo de un gobernante que rechaza a muchos de los mexicanos: Donald Trump.

CON DEDICATORIA

Ya no me tapas esta vez ya somos muchos, porque yo tengo lo que tú quisieras ser. Ya no me tienes ahí debajo escondida, ya no me insultas porque tienes el poder… envidia, tú me tienes mucha envidia porque soy todas las cosas que tú quieres para ti, se escucha en el tema “Envidia”, la cual está dedicada al presidente de Estados Unidos. Su triunfo causó una gran decepción en la cantante, quien pensó seriamente en no volver a componer por dicha injusticia.

“A mí me afectó mucho el hecho de que ganara este personaje, Trump; representa una cosa muy retrógrada, desde mi punto de vista, yo creo que todos estamos de acuerdo. Es una persona machista, no tiene respeto a la diversidad cultural, no tiene educación”, aseveró.

Sin embargo, la cantante no se dio por vencida y canalizó su sentir en “Envidia”, el cual ha sido bien aceptado por el público, quien se pone de pie cada vez que escucha el tema por el mensaje contundente que contiene.

Precisamente en la Unión Americana, durante sus presentaciones en California y Texas, la artista ha recibió el reconocimiento de los paisanos, quienes se le han acercado para agradecerle el que exprese todo lo que viven sus connacionales en Estados Unidos; en específico la discriminación que sufren.

“Sí hemos sentido una discriminación, más de lo que habíamos vivido; el problema es que todos tenemos estos temores, pero estos personajes terribles como Trump hacen que la gente odie y que salgan diversos demonios. Él ha dado permiso a que haya más odio”, expresó la cantante, quien tiene un remedio para no dejarse llevar por los actos del gobernante: combatir con la cultura y mostrar la diversidad de las costumbres mexicanas.

 

“Tenemos piel morena porque somos descendientes de culturas milenarias, porque somos solidarios, por todas esas cosas ellos nos tienen miedo, pero hay que irlos educando”, aseveró.

A la mexicana

Las presentaciones de Lila Downs son muy mexicanas, y así lo corroborará los capitalinos durante el próximo 4 y 5 de noviembre en sus conciertos en el Auditorio Nacional, donde instalará un altar en memoria de todos los difuntos, especialmente para aquellos que perdieron la vida durante los terremotos en México; será su manera de rendirles tributo con “Salón, lágrimas y deseo”, una producción con un mensaje de amor. También tendrá como invitados al mariachi que colaboró con Juan Gabriel y cantará junto a Carla Morrison; interpretará los temas de José Alfredo Jiménez, los clásicos de Agustín Lara y Álvaro Carrillo, porque asegura que “urge unirnos como mexicanos”.

TAGS EN ESTA NOTA: