Redacción.

La Navidad de 1984 desencadenó un movimiento sin precedentes entre los grandes  artistas británicos, quienes liderados por el irlandés Bob Geldof, vocalista de "The Boomtown Rats", y el músico Midge Ure, fundador de “Ultravox”, crearon bajo el nombre de “Band Aid” el tema “Do They Know It's Christmas”, incluído en un álbum cuyas ventas se destinarían al combate de la hambruna en África. 

 

Luego del inesperado y avasallador éxito del álbum, la influencia de los famosos cruzó el mar y llegó hasta la escena musical estadounidense tan solo dos meses después; donde los grandes de la industria, reunidos por el propio Geldof, Lionel Richie y Michael Jackson, replicaron la alineación de celebridades bajo el nombre de “Live Aid”, para grabar el tema “We Are The World”, mismo que obtuvo un triunfo semejante al de su antecesor.

 

Pero el movimiento no terminó ahí, ya que, con el fin de recaudar la mayor cantidad posible y reuniendo el mayor cartel que haya tenido nunca un evento musical, hicieron el 13 de junio de ese mismo año el show más ambicioso que se ha visto hasta ahora, congregando de manera simultánea dos grandes sedes abarrotadas en América y Europa, decenas de artistas locales de diversos países; así como un aproximado de 1500 a 3000 millones de espectadores alrededor del globo.

 

En este evento, que se convirtió en un hito de la cultura y la música contemporánea, además de contar, entre muchos otros, con la presencia de artistas como Elton John, Sting, Madonna, Paul McCartney, Neil Young, BB King, Ozzy Osbourne, y bandas como INXS, Wham!, Judas Priest, Black Sabbath, o The Who; tuvo sus altibajos y desatinos, sin embargo, sus momentos más álgidos traspasaron el tiempo y se convirtieron en leyendas.

 

He aquí un recuento de 5 momentos inolvidables de Live Aid.

 

El día que Phil Collins dió show en dos continentes:

Sin dudas fue un dia demandante para Phil Collins, ya que, luego de presentarse junto a Sting y Branford Marsalis, acompañándolos al piano en el escenario del Wembley Stadium de Londres, voló en concorde hasta el Estadio John F. Kennedy en Philadelphia, donde además de tocar el piano por segunda vez en el evento, acompañó en la batería a Erick Clapton. Finalmente participó también en el desastroso reencuentro de Led Zepellin, acompañando a los tres miembros restantes de la alineación y a Tony Thompson, su baterista invitado, en una actuación de la que les tomó décadas recuperarse, pues tanto Plant como Page se encontraban a un porcentaje de sus capacidades y Collins no había ensayado para integrarse exitosamente al acto. 

 

 

El metal se suma a Live Aid:

A pesar de la predominancia de artistas pop en su cartel, el festival no careció de la presencia de figuras icónicas del metal dentro de sus invitados, y coronando a los representantes del género apareció en el escenario estadounidense del evento la alineación completa de Black Sabbath con un despliegue musical formidable. Además de la agrupación británica, Judas Priest se hizo presente con un magnífico Rob Halford para hacer vibrar el escenario. Por último, como parte de las transmisiones hechas desde Japón, Loudness, la legendaria banda nipona de heavy metal, dió una muestra de su poderío y se hizo de un lugar en la escena mundial de su género.

 

U2: Cuando Bono salvó una vida desde el escenario

La presentación de la banda irlandesa U2 era uno de los eventos más esperados, gracias a la creciente fama de la agrupación, sin embargo, luego de ejecutar el primero de los tres temas que tenían programados, Bono, su vocalista, protagonizó un momento memorable, ya que luego de mucho insistir a seguridad que sacaran a una joven de entre el público, el mismo se bajó del escenario y sacó a la chica de la valla, para luego bailar con ella.

 

Detrás de este gesto se escondía la impotencia del cantante al ver que mientras daba show, la entonces adolescente estaba siendo aplastada por la multitud. Ante la falta de efectividad de los elementos de seguridad, él mismo la rescató, El momento terminó cuando, luego de bailar algunos compases, Bono dio una vuelta a la chica y le besó la mejilla. Debido a la conmoción, la agrupación solo terminó de ejecutar su segundo tema antes de dejar el escenario de Wembley. 

 

David Bowie y los “Heroes” reales:

La interpretación del “Starman” no podía pasar desapercibida, ya que nadie mejor que él para mantener el ánimo de las decenas de miles que habían disfrutado la mítica actuación de Queen. Además de su atinada selección de temas, David Bowie incluyó una cuarta canción, una versión de su tema “Heroes”, en la que dirigió un emotivo discurso a los millones que lo observaban. Cabe destacar que se considera ese momento como en el que más donativos se recibieron durante el concierto.

 

Queen da el mejor concierto de la historia:

Si se habla de conciertos que hicieron historia, viene como primera opción a la mente de muchos la presentación de Queen en el Estadio Wembley. El sencillo y elegante vestuario de Freddie Mercury le permitió desplazarse con soltura en el escenario, que la banda hizo suyo con los primeros acordes de Bohemian Rhapsody. La tremenda voz de Mercury parecía  encontrarse en su mejor momento, y las famosísimas coloraturas que el público coreó embelesado han logrado traspasar el festival, las décadas y el internet. Las cuatro piezas que interpretaron, incluyendo “Crazy Little Think Of Love”, “We Will Rock You” y “We Are The Champions” consiguieron robarse por completo las crónicas de la época, y las actuales.

 

Con información de jotdown.es

MFD.  

TAGS EN ESTA NOTA: