Por: Diana Mendoza

@dianamen2

Para atreverse a decir la verdad a veces hay que estar demente, tal como lo muestra la puesta en escena “El loco y la Camisa”, una comedia que evidencía los problemas a los que se enfrenta una familia de cinco integrantes.

Ignacio Riva Palacio interpreta a Beto, el personaje que detona la trama. Él es un joven que sufre hiperactividad, déficit de atención y Asperger, una enfermedad que hace que no pueda entender el doble sentido, por lo que expresa sus ideas sin temor a lo que piense la sociedad.

La familia está conformada por José y Matilde, padres de Beto y María, quien presentará por primera vez a su novio Mariano, un joven que pertenece a la clase alta y al cual intentarán impresionar al esconder las carencias de su hogar y el padecimiento del hermano menor que terminará por “desenmascarar a los personajes y hacer justicia”.

Para Manuel Balbi representar a Mariano fue un reto, pues entra en escena cuando “el ritmo ya está establecido, entonces hay que estar al tiro, porque ellos ya calentaron bastante y de pronto aparece un nuevo personaje que puede ser incómodo; fue una circunstancia a la cual me tuve que adaptar”, aseguró el actor en entrevista con Diario de México.

“Me gusta mucho porque esta comedia es muy simple; no hay demasiadas cosas rebuscadas, son tan simples y tan comunes en nuestra sociedad que al final del día es tan fácil que la gente se identifique con alguno de los personajes”, agregó.

Manuel explicó que al ser una obra muy dinámica le gustaría hacerla los jueves, viernes y sábados: “Lo que a mí me pasa es que siento que la semana se va muy lenta”.

Sobre su papel aseguró que no se identifica con Mariano: “No porque no soy así. Mi personaje, no es elitista, pero es machista, insoportablemente fresa, cuadrado y no lo soy; tal vez ni en la manera de vestir, soy bastante relajado y no comulgo con la forma de pensar del personaje; es más, con ninguno de los papeles de la historia, pero digamos que por cachitos digo ‘ah me parezco a fulanito en esto’, pero no con Mariano, nunca logré una identificación total, más bien me fue muy fácil abordarlo porque pude agarrar detalles de muchos conocidos, meterlos en mi licuadora de la creatividad y salió”.

Entre los aprendizajes que le dejó la obra están que el “clasismo y bullying no sirven para nada en esta humanidad, autoengañarse es lo que peor que se puede hacer, tú debes moverte o ser como quieras ser, pero no está bien como individuo. Joder al vecino o a los demás, o querer que sean de otra manera, algún día con el karma eso se te va a regresar horrible. Yo prefiero no hacer nada malo en la vida”, indicó el también actor de cine y televisión.
 

 

TAGS EN ESTA NOTA: