Ciudad de México.- En esta época de lluvias, las partes altas de la capital se vuelven peligrosas, en particular las delegaciones de Tlalpan y Álvaro Obregón.

Los vecinos temen por sus hogares e incluso por sus vidas. Hace aproximadamente un año, en el Cerro del Calvario en el Pueblo San Miguel Topilejo, en la delegación Tlalpan, una roca de más de un metro de diámetro cayó a unos centímetros de una mujer que caminaba con su hijo, según narran dos vecinas del lugar.

“Por una cosita de nada, sino hubiera matado a la señora. Es que cuando llueve y llueve y llueve se aflojan las piedras y nada más se escucha cómo van tronando”, narró en entrevista para Notimex, Leonor Bolaños, quien habita en las faldas del cerro en la calle Tetequilo.

En tanto, en el Pueblo Magdalena Petlacalco, los habitantes decidieron colocar llantas para contener la tierra y los posibles deslaves hacia las viviendas. En la cerrada de Río Seco, grandes montañas de llantas empalmadas conforman las murallas que protegen los espacios.

Al respecto, Protección Civil de la Ciudad de México ha señalado en Tlalpan a los pueblos de Magdalena Petlacalco, San Miguel Topilejo y Pedregal de San Nicolás como puntos de riesgo por deslave.

Mientras que en la delegación Álvaro Obregón, la dependencia capitalina ha ubicado puntos de riesgo en Lomas de Tarango, Axomiatla de Jajalpa, Guadalupe, Tacuba, Golondrinas; Mixcoac-Hueyatla; y El Moral-La Malinche-Texcalatlaco.

Y con seis sitios de riesgo por deslave en las laderas: Paraje El Caballito; Tlacoyaque; Lomas de Chamontoya; San Bartolo Ameyalco; Lomas de la Era; y Santa Rosa Xochiac.

Por otra parte, en la demarcación de Cuajimalpa hay siete focos  en laderas de cerros: San Lorenzo Acopilco; Paraje Ahuatenco; Puerto México; San Pablo Chimalpa; Vista Hermosa; San Mateo Tlaltenango; y Barranca Santa Rita. 

Entre las recomendaciones emitidas en temporada de lluvias, la Secretaría de Protección Civil llama a que antes de las precipitaciones se aparten documentos importantes en bolsas herméticas; no se tire basura en la vía pública, barrancas o ríos; y mantener las coladeras limpias de residuos; ya que la basura es la causa del 50 por ciento de las inundaciones y encharcamientos en la Ciudad de México.

Durante las precipitaciones recomienda  que las personas no se acerquen a bardas en riesgo, espectaculares, árboles, postes o cables, conductores de electricidad, cauces de agua y partes bajas de lomas. Así como no intentar cruzar las calles con corrientes de agua

Después de las lluvias, pide tener precaución para no pisar cables de electricidad caídos y evita zonas lodosas y con escurrimiento.

msc

TAGS EN ESTA NOTA: