compartir en:

Por Mijail Lamas

El Andamio. Obra completa, Alberto Caeiro.

Cuando Álvaro de Campos en las “Notas para recordar a mi maestro Alberto Caeiro” afirma que “más curioso es el caso de Fernando Pessoa, que no existe, propiamente hablando” pone énfasis en la enérgica existencia de los heterónimos, cuya personalidad literaria se eleva por encima de su creador.

Caso distintivo es el de Alberto Caeiro, quien apareció en la vida de Fernando Pessoa el 8 de marzo de 1914 cuando en un arrebato de creatividad escribió, de un solo tirón, según le confiesa Pessoa a Adolfo Casais Monteiro, los 49 poemas de “El guardador de rebaños”, declarando que en ese momento: “nació en mí mi maestro”.

“El andamio. Obra completa” (Círculo de Poesía Ediciones, 2018), es una edición, traducida y anotada por el poeta Mario Bojórquez que reúne la poesía, fragmentos y anotaciones del poeta sensacionista. La poesía de Caeiro se libera del mandato tradicional (ritmo, rima

y metro) para acceder a la cadencia de la conversación, pero su pensamiento poético trasciende el confesionalismo conversacional, esbozando en cada uno de sus poemas un programa estético- filosófico, un paganismo sin dioses.

La edición, además de reunir la obra de Caeiro, incluye un apartado titulado “El argonauta de las sensaciones verdaderas. Discusión en familia”, donde Bojórquez reúne textos dispersos que delinean la visión crítica de los alumnos de Caeiro (Ricardo Reis, Antonio Mora, Thomas Crosse, Álvaro de Campos y el mismo Fernando) sobre su maestro. El volumen además hace justicia a la última voluntad

de Caeiro, que deseaba que su obra se titulara El andamio y que fuera dedicada al poeta Cesário Verde, precursor involuntario del sensacionismo. Así, este libro es un acontecimiento en la lengua española: una vía inmejorable para entender de forma profunda la personalidad múltiple y compleja del poeta portugués.

Alma para todo servicio, Marin Sorescu.

“Alma para todo servicio” (Círculo de Poesía Ediciones, 2018), abre con un retrato del poeta rumano, hecho por el traductor y poeta chileno Omar Lara. Exiliado en años de la dictadura, Lara conoce a Sorescu, discute con él su obra y consigue delinear un devoto portal a los poemas del autor; más aún, una digna forma de la dignidad, la libertad, la solidaridad y todo aquello que nos hace coincidir, a pesar de nuestras diferencias con los otros.

Los poemas que encontramos en esta antología desarrollan una narrativa arquetípica como reescritura de la fábula, en los que prolifera el ritmo anafórico y las repeticiones de motivos a la manera del cuento infantil. La moraleja, en estas fábulas modernas, es una vuelta de tuerca que encuentra
lo singular en lo cotidiano, disponible para aquellos que sepan ver lo que se esconde en la rutina. Los poemas también cuestionan el tiempo acelerado de las sociedades urbanas, a las que el poeta opone las cosas sencillas y naturales que se encuentran habitando un tiempo otro, en donde el amor y la amistad recuperan su peso exacto, su verdadera dime

TAGS EN ESTA NOTA: