compartir en:

México.- “Los pobres no comen gasolina, comen tortilla, pollo, leche huevo…”, eso fue lo que dijo el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, ante el Senado de la República.

Lo anterior, debemos contextualizar, lo dijo por las críticas que han derivado del gasolinazo durante la administración de Enrique Peña Nieto y, claro está para él que, quienes compran gasolina no son pobres y el aumento del precio del combustible ha permitido que el costo de productos de la canasta básica no suban tanto como en otros sexenios.

“El pollo, en la administración del presidente Calderón, subió un 58%, en lo que va del sexenio sólo ha subido un 19.9%, de acuerdo al INEGI”, refirió el funcionario.

También, dio los datos de la tortilla que aumentó de precio un 17% comprada con el gobierno anterior que fue de 66.2%.

“En fin… aquí hay que medir, lo pobres no comen gasolina, comen tortilla, leche y huevo”, declaró Guajardo.

Agregó que, aunque no es su estilo comparar sexenios, es necesario destacar que el actual gobierno “se preocupó por proteger a los pobres” a diferencia del anterior cuando el Partido Acción Nacional no pudo dar los mismo resultados que el Partido Revolucionario Institucional.

“No es mi estilo hacer esto, pero a veces, es necesario debido al tono de las participaciones”.

Antes de la intervención del titular de Economía, los senadores Emilio Álvarez Icaza. Víctor Fuentes Solís y Katya Ávila, expresaron que México era un país rico con gente pobre, que algunos no podían comprar los productos de la canasta básica con sus ingresos laborales y la falta de competitividad del país en el mundo.

Por ello, Guajardo empezó con la pregunta “¿De qué sirve a los mexicanos tener productos de todo el mundo si no los puede comprar?”.

 

TAGS EN ESTA NOTA: