compartir en:

Por Nadia Venegas

El “gasolinazo” y la falta de acuerdos para incrementar tarifas u otorgar subsidios acabaron por tener a los transportistas de la Ciudad de México en una situación económica insostenible, la cual ya no garantiza la operación del servicio.

La disminución de unidades trabajando por falta de liquidez para comprar combustible o para adquirir refacciones, así como el pago de créditos de autobuses que se sacaron con créditos, son algunas de las situaciones que se están enfrentando en la ciudad tras el “gasolinazo” aplicado al comenzar el año.

Para asegurar la operación, se informó que se requiere un incremento de hasta cuatro pesos en las tarifas de autobuses y de tres pesos para los microbuses.

La línea 2 del Metrobús, la cual va desde Tepalcates a Tacubaya, es una de las que se encuentra en riesgo por no contar con recursos suficientes para comprar diésel.

El presidente de la empresa, Corredor Oriente Poniente S.A. de C.V., Óscar Pérez, indicó que ya se han tenido que recortar el número de unidades que brindan el servicio, como el pasado jueves 23 de febrero, cuando descansaron 10 unidades.

Así mismo, se destacó que podrían continuar con paros de servicio semanales como una medida de hacer frente a los incrementos de los combustibles.

Cabe destacar que la Línea 2 del Metrobús es operada por cinco empresas y tiene una demanda de cerca de 180 mil usuarios diarios.

En total, siete operadoras de Metrobús se encuentran en situaciones económicas complicadas, señalaron los concesionarios, además que sin especificar un número, se destacó que se conoce sobre reducciones de flotillas de diferentes rutas de microbuses.

Los esquemas que se han planteado desde la Secretaría de Movilidad (Semovi), la cual encabeza Héctor Serrano, sobre subsidios a cuotas anuales, serían insuficientes, por lo cual insistieron con la posibilidad de agregar vales de gasolinas.

Cuestionado sobre el tema, el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, dijo que aún se encuentran analizando cuál será el acuerdo con los transportistas y que hasta que no se defina uno en el que no se afecte al usuario, no se aplicaran incrementos.

Hasta el momento, los transportistas descartaron un paro total del servicio o realizar protestas, ya que se encuentran en mesa de diálogo con la Semovi.

TAGS EN ESTA NOTA: