compartir en:

Por Óscar Reyes

@18versatil

Para Luciano Pereyra la sensibilidad es una energía que lo ayuda a fluir en la música, por lo que considera que su más reciente álbum “La vida al viento” está basa­do en situaciones cotidianas como mirar la luna o escuchar el cantar de los pájaros.

Detalló que a través de las canciones expresa su vida y las per­sonas llegan a identificarse; en la actualidad, el cantante argenti­no presenta “Qué suerte tiene él”, tercer sencillo con el que bus­ca enamorar al público mexicano.

En entrevista con Diario de México, Pereyra afirmó: “Em­pecé a escribir las canciones el año pasado, pero para crear el disco sume todas mis experiencias de vida para po­der contarlas. Lo divertido del proceso de este disco fue poder trabajar con otros autores y compositores, por ejemplo Daniel Santacruz de República Dominicana; Guianko de Cuba; Edgar Barrera de México, Andrés Castro de Colombia y Servando de Venezuela”.

Destacó que cada artista aportó, a su disco “La vida al viento”, diversas experiencias de vida que se unen en cada uno de los temas; ya que fusiona­ron distintos sabores y ritmos identificados por el mismo idioma.

Celebra dos décadas

Para celebrar 20 años de carrera artística, Luciano Pereyra planea realizar una gira por México entre los meses de agosto y septiembre. A dos décadas de arrancar su carrera musical considera que su evolución ha sido constante y llena de sorpresas.

“Cuando tuve mi primer dis­co (‘Amaneciendo’, 1998) pensé, ¿qué más seguía para mí sien­do tan joven? De repente me encuentro hoy celebrando 10 discos con 20 años de carre­ra; creo que sí hay cambios y he crecido. La música me ha formado como artista, pero también me va for­mado como ser huma­no día a día”, destacó el argentino.

Entre las anécdotas que tiene como cantautor, Pere­yra recuerda su encuentro con Juan Gabriel. Gracias a que Luciano grabó “Con todo y mi tristeza”, el productor Adrián Posse lo contactó con el fallecido Alberto Aguilera Valadez.

Entre el 2010 y 2011 Luciano tenía un problema de la garganta, por lo que decidió retirarse de la música temporal­mente; sin embargo, El Divo de Juárez lo invitó a grabar a su estudio en Cancún.

“Juan Gabriel es mi padrino artístico; me hizo romper el miedo para volver a cantar. Me dijo: ‘Ya hace muchos años que eres artistas y no tienes vuelta atrás; los ar­tistas vinimos para dar’, fueron las palabras que recuerdo de él”, describió el cantante de 36 años, quien nació en Luján, Buenos Aires.

TAGS EN ESTA NOTA: