compartir en:

El Sol olvidó, por un momento, los problemas legales que tiene con El Potrillo y se divirtió en un antro de Acapulco.

Todo parece indicar que Luis Miguel se encuentra más relajado respecto a la demanda que tiene con Alejandro Fernández, por no respetar el acuerdo legal que ambos tenían para realizar una gira en conjunto, ya que El Sol fue captado este fin de semana muy feliz en Believe, un antro localizado en Acapulco.


Acompañado de algunos amigos, Luismi permaneció sonriente toda la noche; en el momento en que sonó “La chica del bikini azul”, no dudó en animar a sus fans para que cantaran el tema musical.

 

TAGS EN ESTA NOTA: