compartir en:

Ciudad de México.- En la Ciudad de México, 84 mil 857 personas, de cinco a 17 años, forman parte del trabajo infantil, por lo que la Comisión de Derechos Humanos (CDHC) capitalino pidió dejar de normalizar y erradicar la explotación de los menores de edad.

La comisionada de este organismo, Nasheli Ramírez Hernández, afirmó que las cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) muestran que, “mientras sigamos normalizando y justificando la explotación laboral de niñas, niños y adolescentes estaremos a la larga siendo los limitadores y no los impulsores de que las cosas cambien”.

También, “de que la política cambie y de que tengamos exactamente una apuesta de derechos humanos para este grupo de niñas, niños y adolescentes en esta ciudad y en este país que son sujetos desde que nacen a la explotación laboral que nos debe indignas y nos debe convocar a su erradicación”.

Durante la presentación del "Informe Especial. La situación del trabajo infantil y el trabajo adolescente en edad permitida en el Sistema de Transporte Colectivo Metro, la Central de Abasto y otros espacios públicos de la Ciudad de México", dijo que al interior del Metro suman mil 500 menores y “en dos años había crecido casi el doble”.

En tanto, en la Central de Abastos (Ceda) “seguimos igual con más de mil 500 niñas, niños y adolescentes que se encuentran incorporados a diferentes labores que van desde carga hasta la subasta, traslado y separación de material”, sin embargo en el vía pública, “no tenemos datos duros”.

Sobre este último, recordó que la referida Encuesta 2017, contabiliza más de 84 mil niños que laboran en la vía pública, “pero esa encuesta no contabiliza el trabajo de calle, que es lo más importante en la Ciudad de México y entonces, no tenemos ningún dato duro”.

La Ombudsperson capitalina, resaltó que el trabajo infantil y adolescente debe abordarse desde una visión metropolitana, toda vez que el 50 por ciento de las entrevistas provienen de personas que viven en el Estado de México, lo que coloca a la Ciudad de México como “receptora”.

La Secretaria de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México, Soledad Aragón Martínez, comentó que el trabajo infantil es resultado de la pobreza estructural y es obligación del Estado dar pronta respuesta, reduciendo las enormes brechas de desigualdad y respetando los derechos humanos.

La directora general del Consejo de Evaluación del Desarrollo Social de la Ciudad de México, Araceli Damián González, calificó como "dramática" la situación de los trabajo infantil en esta capital y consideró necesario que todos los actores se involucren “desde el corazón y el pensamiento” en algo que se ha normalizado.

Esto es, acotó que ni siquiera como ciudadanos en ocasiones “nos detenemos a mirar a esos pequeños, pensando que así es la vida”, cuando el trabajo infantil no debe verse como algo normal.

El vicepresidente de la Comisión de Atención al Desarrollo de la Niñez del Congreso de la Ciudad de México, Mauricio Tabe, destacó la importancia del estudio porque permite solicitar a las autoridades la implementación de programas, presupuestos y políticas que fortalezcan los derechos de la infancia y la adolescencia.

Se trata, añadió Tabe Echartea, de aplicar políticas viables en lugar de dar “palos de ciego” como sucedió con la desaparición del Programa de Estancias Infantiles, que si bien era susceptible de mejoría, no e consideró esa opción.

TAGS EN ESTA NOTA: