Ante el incremento de extranjeros que ingresan masivamente al país, autoridades mexicanas se comprometieron a permitir una movilidad segura y regulada de los migrantes centroamericanos, por lo que exigieron respetar nuestras leyes y descartaron recibir órdenes de Estados Unidos en la materia.

Ante el aumento en los flijos migratorios y protestas, las secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores refrendaron su respeto a los derechos humanos y al pacto de Marrakech.

La titular Segob, Olga Sánchez Cordero, llamó a los centroamericanos y ciudadanos de otras naciones a respetar las leyes y a las autoridades mexicanas, así como a aceptar su registro como precondición para decidir su calidad de estancia en el país y  dijo que el “fenómeno de la migración centroamericana y de otros países no es causado por México, pero estamos decididos a ser parte de su atención”.

Explicó que en los tres primeros meses del año han transitado por el país casi 300 mil personas, lo que es muestra de los cambios en la política migratoria del país en comparación con la administración anterior.

A su vez Marcelo Ebrard Casaubon rechazó que estén recibiendo línea de Estados Unidos en materia migratoria y adelantó que el 7 de mayo próximo viajará a Washington para abordar el tema.

Resaltó que comercio entre Estados Unidos y México creció 3.4 por ciento en enero y febrero, y que el tercambio comercial de fue de 97 mil 418 millones de dólares.

RVA

TAGS EN ESTA NOTA: