compartir en:

Por José Luis Rivera | @jlgoooya

El Tri se enfrenta a Chile en el segundo duelo después de la masacre de la Copa América Centenario 2016 y la herida sigue sin sanar, se intenta olvidar y hacer como que el futbol da revanchas, pero un 7-0 tarda años en borrarse  de la memoria de los  aficionados,  periodistas y jugadores.

La única manera de pagar la humillación será cuando México elimine a los andinos de una competencia oficial, mientras, pueden jugar amistosos dos veces por año y nada cambiará, los sudamericanos podrán ser altaneros si así lo desean.

Hoy  debuta  Gerardo  Martino  como  director  técnico  de  la  Selección  Mexicana  y  lo  hará  con  un planteamiento 4-3-3, que es la formación que más le agrada y en la que basa su juego al tener la escuela de Marcelo Bielsa. La alineación tentativa  del  ‘Tata’  será  con  Guillermo  Ochoa  bajo  el  arco;  en  la  defensa  central  estarán  Néstor  Araujo  y  Héctor  Moreno,  por  las  bandas  los  laterales  de  Rayados,  Miguel  Layún  y  Jesús Gallardo; en la media de contención Edson Álvarez,  acompañado  de  los  volantes  Andrés  Guardado y el juvenil Carlos Rodríguez.

Como extremos estarán por el sector derecho Isaac Brizuela, quien fue el beneficiado con la ausencia del ‘Tecatito’ Corona, mientras  que  por  la  izquierda  Hirving  Lozano intentará hacer sus travesuras.

Todo apunta a que el centro delantero será Raúl  Jiménez,  quien  para  este duelo le ganó el puesto a Javier Hernández, aunque durante los entrenamientos,  el  timonel  argentino  los  probó  a  los  dos,  pero  tendría  que ser una variante en caso de que el juego lo requiera.

Dentro de los detalles que alimentan la picante rivalidad está la historia entrelazada entre Jiménez y Nicolás  Castillo,  quien  al  comienzo  de  la temporada se fue de Pumas rumbo al Benfica, fichado en lugar del delantero mexicano, quien se fue a préstamo al Wolverhampton. Ocho meses después,  el  seleccionado  nacional triunfa con los Wolves en la Premier League, mientras que el ‘Killer’ fracasó en Portugal y regresó a la Liga MX para jugar en el América, club que formó al atacante tricolor.

TAGS EN ESTA NOTA: