Por Carlos Meraz

El arte es tan perpetuo y la vida tan efímera, eso podría transmitir la nueva colección del artista plástico mexicano Marco Zamudio, creada durante la pandemia y alusiva a ese virus que ha puesto de rodillas, cubierto bocas y confinado a la humanidad a su etapa más básica: el coronavirus Covid-19.

Para este “loco con pincel en mano”, como se define, la vida ha cobrado otra magnitud —de dimensiones bíblicas, en las que no cree pero lo inspiran—, desde que el microscópico bicho tomó por asalto al mundo entero, contagiándolo del más grande e inexorable temor que puede enfrentar cualquier ser: el oscuro, misterioso y terriblemente natural tránsito a la muerte.

La provocación artística siempre ha sido su antídoto contra la indiferencia colectiva, y ante una sociedad confinada, lejos de sus trabajos, cines y templos, interpreta el caos por la pandemia del virus SARS CoV-2, concebido por algunos como profecía cuasi apocalíptica, por otros como el costo de la evolución y, para él, otra abominable creación del hombre.

“Es un nuevo orden mundial y más allá de teorías de conspiración, creo fervientemente que es un virus generado en un laboratorio para una guerra virulenta. Plasmar sus demoledores efectos es una obligación moral del creador, en su compromiso con la sociedad y su tiempo.

“Por ahora tengo dos obras —bajo la técnica gesso pigmentado, acrílico y pigmentos puros sobre lienzo— que ilustran la depresión por el confinamiento. Una se llama Covid-19, de una mujer en un sillón ensimismada, introspectiva, casi en una vuelta al origen por su posición fetal; con tres banderas anudadas de la OMS, China y Estados Unidos, que forman una serpiente con una susurrante lengua viperina.

“La otra se titula Mesías Covid y es un Cristo emergiendo desde la oscuridad, como si estuviese en un ataúd; con su corona de espinas sobre la cual hay una ave muerta. Es la simbología del ser humano destinado a su destrucción y únicamente lo salva su fe. Venimos de la nada e irremediablemente regresamos a la nada, parece que sólo venimos a dar fe de la muerte”, explicó.

ÁNGELES Y DEMONIOS
Líderes de opinión, así como personajes urbanos y hasta rockeros, como Iván Nieblas El Patas, formarán parte de la próxima colección de Marco Zamudio, Anónimos y No Anónimos, que incluirá a periodistas desde Jacobo Zabludovsky, Carlos Denegri y Julio Scherer, hasta Carmen Aristegui, Joaquín López-Dóriga y Carlos Loret de Mola.

“Estarán Alfredo Jalife, Rafael Loret de Mola, Julio Astillero, Ricardo Rafael, Vicente Serrano, Ricardo Rocha y Manuel Buendía, y los pintores José Luis Cuevas, Rolando Rojas y Rafael Cauduro.

Además realiza cada mes una obra para su muestra El Evangelio según Zamudio, y otra más comercial para su serie de desnudos femeninos.

EL MIGRANTE Y LA 4T
Su obra próxima a inaugurar en un mes será El Migrante, realizada bajo el proceso de oxidación controlada, instalada en un antiguo edificio remodelado de la colonia Roma; pero también realiza su ambicioso cuadro Oda a la 4T, que espera concluir en cinco meses.

“La Oda a la 4T es una imagen épica de dos por tres metros, como las de Eugène Delacroix y de Rubens, con Andrés Manuel López Obrador rodeado de toda la bola de rufianes contra los que lucha”, concluyó.

CON TODO MI CORAZÓN QUISIERA QUE LA GENTE QUE HA PERDIDO A ALGUIEN POR ESTO, DE ALGUNA MANERA ENCUENTRE PAZ Y QUE...

Publicado por Marco Zamudio en Sábado, 30 de mayo de 2020

 

TAGS EN ESTA NOTA: