compartir en:

A dos adolescentes les pareció "fácil" inventar su propio secuestro para poder extorsionar a sus padres, pero las cosas no salieron como lo esperaban.

Los hechos ocurrieron el el municipio de Zaragoza, en el estado de Puebla.

De acuerdo con las declaraciones, la madre de uno de ellos empezó a recibir llamadas intimidatorias, en donde le aseguraban que su hijo estaba secuestrado y que si quería que siguiera con vida tenía que pagar 200 mil pesos.

La mujer se asustó y decidió alertar a la Policía Municipal, quienes se movilizaron para dar con el paradero de las presuntas víctimas.

Para su sorpresa, la madre del menor, durante la búsqueda, lo descubrió dentro de un ciber café.

Finalmente, el menor confesó que todo había sido una mentira y que sólo lo habían hecho para conseguir dinero fácil. Como era de esperarse, la angustiada madre comenzó a golpear a su retoño luego del susto que le metió.