La Comisión Permanente de la Cámara de Senadores expuso que la compra de los 90 autobuses de doble piso para el Metrobús de la Cuidad de México va en contra del acuerdo que se firmó con el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

A través de un comunicado, los legisladores mencionaron que la compra de las 90 unidades, que tuvieron un costo de 990 millones de pesos, no estaba planeada, debido a que las características no corresponden con el tipo de autobuses que circulan en las líneas del Metrobús.

“Son chatarra que ya no usarán en el Reino Unido y, por ello, la empresa inglesa se los vendió a México, pues además de incómodos en el segundo piso, tampoco cuentan con la tecnología que reduce las emisiones contaminantes”, dicen los legisladores.

La Comisión Permanente mencionó que el combustible que usaran los autobuses es diésel de Ultra Bajo Azufre (UBA), un componente que genera 80% más óxidos de nitrógeno que un automóvil a gas natural, por lo que va a contaminar más la capital.

TE PUEDE INTERESAR: Solicitan mesas de trabajo por Línea 7

La fabricación de las unidades se realiza en el Reino Unido por parte del empresario Alexander Dennis, y cada autobús cuenta con una capacidad de 130 pasajeros, donde pueden ir alrededor de un 70 por ciento de personas sentadas.

TAGS EN ESTA NOTA: