compartir en:

Querétaro.- Mariana Díaz Ramírez estudió comunicación y periodismo en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y se especializó en el rubro digital, un día decidió que quería viajar por el mundo para poder ser testigo de la relación entre la ciencia y sociedad y, así, transmitirlo a todas las personas a través de artículos y reportajes.

Mariana tiene su propio sitio web, Ciencia Vagabunda, en éste divulga los artículos que ha realizado respecto a la investigación científica de todos los países que ha visitado desde abril de este año, entre los que figuran Estados Unidos, Canadá y México.

Pero llegar hasta ese punto no fue nada fácil, lo primero fue ahorrar fondos para poder realizar su viaje, tarea que le costó casi cuatro años. Y auqnue se encontró con muchas dificultades económicas en el camino, por ejemplo, tener que pedir aventón para ahorrar un poco en lo indispensable.

Por suerte, la comunicadora no está sola en este proyecto, su esposo Thibaud Sauvageon, de origen francés, también está interesado en compartir con el mundo las actividades que realizan los científicos y el impacto que tienen sus investigaciones; él es doctor en procesos químicos y biomateriales.

“La idea de Ciencia Vagabunda no es hablar de ciencia como tal, sino la relación de ésta con la sociedad; cómo es que una cultura determinada puede tener impacto en la manera de hacer ciencia y cómo influye en las personas”.

El siguiente paso de esta pareja es viajar por Centroamérica y Sudamérica, si todo sale como lo tienen previsto, también irán a Asia, Europa y África. Recorrer todo el planeta es algo que les puede tomar entre 3 y 5 años, pero definitivamente será un tiempo bien invertido.

Por si fuera poco, la UAQ respalda el trabajo de estos jóvenes, ahora son los embajadores de dicha institución en el mundo; así al universidad podrá tomar sus artículo para difundirlos.

Lo único malo, es que todos los gastos deben hacerlos ellos, pero en un futuro, esperan contar con el apoyo financiero de organismos interesados en la divulgación científica; en lo que ese día llega, en su página web, aquellos que los deseen, pueden hacer un donativo a su causa.

Pese a todo ello, Mariana y Thibaud deben sentirse orgullosos por sus logros, pues han tenido una travesía larga que les ha permitido conocer otras ciudades y, lo más importante, hacer lo que más les gusta: escribir sobre ciencia.

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: