Por Carlos Meraz

La música es su hábitat, donde hace lo que le plaza y además el territorio en el que se encarga absolutamente de todo. El costarricense Nacho Coto es el rey de las Selvas, una suerte de Tarzan millennial, un hombre mono y estereo del indie pop

De su proyecto en solitario debuta con el EP, titulado Selvas, que incluye seis temas: Nunca me fuiVendasPapelDe todo crecerEl árbol y el primer sencillo Gemas.

La producción musical fue más masterizada por Mario Miranda, quien ha trabajado on artistas como Camilo Séptimo y Surfistas del Sistema.

“Estaba cansado del sonido de la guitarra eléctrica, lo que me permitió aprender como productor musical y adentrarme en los sintetizadores para inspirarse en un sonido desinhibidamente ochentero y bailable. 

“Me encanta tener el control y no me gusta ceder en decisiones creativas. Lo cual no implica que no me guste contar con colaboraciones, como en este álbum con Desierto Rojo (Nunca me fui) y Daniel Mendez, de la banda Pasajeros (Gemas)”, advirtió.

El concepto Selvas, liderado por Coto, de 22 años, también está compuesto por Ricardo Vargas, en la guitarra; Diego Web, en el bajo y Rolando Borbón, en la batería.

“Desde los 10 años me acerque al rock por el juego de Guitar Hero, donde representaba en directo temas de Gus N’Roses y Metallica. Y hoy mis influencias van de la alienación mexicana Clubz y la local 424, sin olvidar a Michael Jackson, Gorillaz, Daft Punk y los australianos de Tame Impala”, destacó.

Para cuando se reanuden actividades, tras el fin de la cuarentena, Selvas emprenderá una gira promocional que incluirá a la Ciudad de México, en un concierto que “sea una experiencia”.

En redes sociales Selvas parece como Selvascr, en Instagram; Selvascr1, en Facebook y NachoCoto2, en Twitter.

TAGS EN ESTA NOTA: