compartir en:

El PSG está de regreso en España un año después de aquella fatídica y po­lémica noche en Barcelona, a donde llegó con una ventaja de cuatro goles y, sin embargo, fue eliminado por los blaugra­nas con una soberbia actua­ción de Neymar. El sudameri­cano viste ahora la playera de cuadro galo y encara al Real Madrid, al que le ha converti­do tres goles en su carrera.

El brasileño y el francés Kylian Mbapeé son las princi­pales preocupaciones para el Madrid, que juega en contra de su propio presente tras una temporada irregular y encami­nada al fracaso. En la Copa del Rey fue incapaz de superar los cuartos de final y en La Liga está a 17 puntos del liderato a falta de 15 jornadas.

Esta situación pone en tela de juicio la continuidad del técnico Zinedine Zidane para la siguiente temporada, pues es visto como el principal res­ponsable del mal momento merengue. “No vamos a cam­biar lo que pueda opinar la gente de nosotros”, dijo el francés, quien ha ganado dos Champions consecutivas.

“Intento trabajar, es mi pa­sión, intento transmitir muchas cosas y el resto no lo puedo con­trolar, mañana (martes) no tengo que demostrar nada… Mi futuro no me importa”, comentó.

En esta temporada, el Santia­go Bernabéu también ha per­dido respeto. Ha disputado 18 partidos en casa, ha ganado nueve y en la otra mitad ha de­jado puntos (cinco empates y cuatro derrotas) ante equipos de alta jerarquía como Totten­ham y Barcelona, pero también contra cuadros de Segunda Di­visión, como Fuenlabrada y Nu­mancia.

TE PUEDE INTERESAR: TOTTENHAM LE SACA EL EMPATE A LA JUVENTUS

En el otro choque, el Porto, único equipo con mexicanos en esta instancia, recibe al Li­verpool, que en cuatro duelos contra el equipo portugués no registra derrotas: dos empates y dos victorias.