compartir en:

CIUDAD DE MÉXICO.- Un niño de ocho años aparentemente se suicidó, luego de sostener una discusión con sus familiares debido a su excesivo uso del teléfono celular, por lo que enojado subió a su habitación y se quitó la vida.

Los hechos habrían ocurrido el pasado 10 de septiembre en un domicilio ubicado sobre la calle Nopal de la colonia Atlampa, en la alcaldía en Cuauhtémoc.

De acuerdo con la versión de los padres del menor, identificado como Kevin “N”, éste se encontraba jugando con su celular mientras su familia comía, acto que disgustó a su abuelo, quien le pidió que conviviera y que dejara el móvil; sin embargo, el niño hizo caso omiso, por lo que terminó arrebatándole el aparato de las manos.

Tras lo anterior el niño discutió con sus padres y les gritó que no quería platicar con ellos, por lo que molesto subió a su habitación.

Poco después los familiares empezaron a escuchar gemidos y que “rompían y aventaban cosas” dentro de su cuarto, no obstante, imaginaron que sólo era parte de su berrinche por lo que no hicieron caso y dejaron que pasara tiempo para que se le quitara el coraje.

Cuando la hermana de la víctima subió tres horas después a ver como se encontraba su hermano, lo encontró inconsciente en el suelo, con los ojos en blanco y marcas en el cuello.

De acuerdo con los resultados del primer peritaje, Kevin se asfixió con las agujetas de uno de sus tenis, la cual se enroscó en el cuello y amarró a su cama, ejerció tanta presión que en cuestión de dos minutos acabó con su vida.

La Procuraduría capitalina ya indaga la muerte del menor de ocho años e inició una carpeta de Investigación por el delito de homicidio culposo por otras causas.

DCVC

TAGS EN ESTA NOTA: