compartir en:

El presidente del Partido de la Revolución Democrática en la Ciudad de México (PRD-CDMX), Raúl Flores, calificó como un error que integrantes de dicho signo político, con tal de satisfacer sus aspiraciones políticas, caigan en el garlito de replicar la soberbia morenista y tengan acercamientos con personajes como Ricardo Monreal, quien ha sido y es seriamente cuestionado por la ciudadanía que gobierna y por la opinión pública en general por sus prácticas de corrupción, autoritarismo y nepotismo que han sido una constante durante su gestión al frente de la delegación Cuauhtémoc.

Aal término de una conferencia de prensa, en la que se dio a conocer el arranque de una campaña de difusión que diputados locales emprenderán para comunicar lo logrado en la Constitución de la Ciudad de México, el líder perredista recomendó a sus compañeros de partido que han hecho públicas sus pretensiones políticas “no comer ansias”, tener prudencia y comprender que en lugar de buscar acuerdos con personajes poco honorables que  se dedican un día sí y otro también a golpear tanto al Gobierno de la Ciudad de México como a los gobiernos perredistas en las diferentes delegaciones que gobiernan, la alianza debe ser con la gente.

“La alianza que estamos fortaleciendo, y que lo hicimos desde la Constitución de la Ciudad de México, es con la ciudadanía y con sus causas, no podemos en ningún momento dejar de lado lo que la gente está pidiendo, y en ese caso ningún personaje está por encima de un partido. Yo diría que hoy por hoy Ricardo Monreal es un personaje que está seriamente cuestionado ante la opinión pública y creo que hay que tener prudencia porque la división interna de Morena no debe ser utilizada para hacer acercamientos artificiales”, señaló.

Lo anterior, luego de que durante su primer informe de labores la diputada local perredista Beatriz Olivares asegurara que pretende ser candidata para gobernar la delegación Iztacalco en el 2018, acto en el que se hizo acompañar de Ricardo Monreal y otros liderazgos de Morena que se han dedicado a torpedear el trabajo del jefe delegacional en la zona, Carlos Estrada.

“Nadie debería dejarse sorprender por estos personajes, y este es un mensaje para todos los perredistas, pues como sucedió con Miguel Torruco en el Gobierno de la Ciudad, lo que no se puede concebir es que se golpee a los gobiernos perredistas y que en el caso de Iztacalco, el delegado Carlos Estrada esté haciendo muy bien su trabajo, pero se tenga que enfrentar diariamente a un acoso y una descalificación por parte de la gente de Morena. Yo lo que aconsejo es no comer ansias, pues el cobre de la división lo está mostrando Morena muy claramente, y los perredista a lo que tenemos que ir es hacia lo que brilla y no hacia lo que desluce”.

En este sentido, el dirigente del sol azteca local reconoció que el PRD está siendo afectado por el tema de la ganancia electoral y de espacios a cualquier costo, tal como sucedió en su momento con la renuncia de Aleida Alavez, ahora diputada local de Morena, quien se fue del partido por un asunto electoral y que lamentablemente hoy se encuentra relegada por los dirigentes de ese partido ante cualquier toma de decisiones.

“En lugar de sumar negatividades con los acercamientos con integrantes de Morena lo que deben hacer los perredistas es sumar con la gente y con la ciudadanía. Ahí está el caso de Aleida Alavez, que no la dejan crecer. Yo nada mas le diría a cualquier perredista que pregunte lo que es la vida fuera del PRD, que no es nada fácil. Yo les pediría que le preguntaran a Aleida Alavez si le va bien con Martí Batres, si le va bien en sus planteamientos y propuestas".

El dirigente Flores García añadió que la diputada Beatriz Olivares, como cualquier otro u otra diputada está en su derecho de tener amistad o cercanía con cualquier personaje de la política y del signo que sea, pues recalcó que el PRD es un partido horizontal y democrático, y no un partido vertical y autoritario como lo es Morena, dónde sus integrantes simplemente no tienen derecho a pensar o a actuar diferente a su líder. No obstante, el perredista sí aprovechó el momento para pedirle más prudencia a la diputada, y es que recordó que en estos momentos ni los propios morenista defienden ni quieren cerca al zacatecano Ricardo Monreal porque su honradez, su trabajo político y toda su reputación está en entredicho.

“A diferencia de Morena, que es un stalinismo total, en el PRD sabemos que la gente puede tener acercamientos políticos, que en este caso (el de Beatriz Olivares) no son institucionales. Nosotros preferimos dialogar con la diputada, tener las puertas abiertas para ver si ella tiene un punto de vista distinto. Pero yo le diría que tengo un sin número de demandas de parte de la gente de Cuauhtémoc respecto de lo que es el gobierno de ese señor cuyo desempeño es seriamente cuestionado tanto por vecinos como por organizaciones civiles, por periodistas e investigadores, e incluso por miembros de su propio partido. En resumen, a ese señor ya nadie le cree. El PRD tiene mucho que hacer antes de plantear alianzas electorales en el 2018, en el caso de Iztacalco, Morena está frontalmente en contra de Carlos Estrada, y si algo ha tenido el PRD, hasta el momento, es generosidad política", concluyó. 

TAGS EN ESTA NOTA: